Estudiantes del Libro de Urantia
Bienvenido a EstudiandoUrantia! Regístrate para participar del Foro.

Bem-vindo a EstudandoUrantia! Cadastre-se e participe do Fórum.

Welcome to Estudiandourantia! Register to participate.

Estudiantes del Libro de Urantia

Estudiantes del Libro de Urantia, la quinta revelación epocal - Estudantes do Livro de Urântia, a quinta revelação de época.
ÍndiceCalendarioFAQBuscarRegistrarseConectarse
El Discernimiento Espiritual mayo 2010 by FELU Beethoven - Claro de luna by agonzalez The Mission Gabriel s Oboe. by adagio_cantabile Ultimate Secret Garden by hieuluoi Song From Secret Garden by Shohreh

Comparte | 
 

 ESCRITO 28 - EL RENACIMIENTO ESPIRITUAL - EL SEGUNDO NACIMIENTO.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 

Evalúe este Escrito.
Excelente
0%
 0% [ 0 ]
Muy bueno
0%
 0% [ 0 ]
Bueno
0%
 0% [ 0 ]
Regular
0%
 0% [ 0 ]
Malo
0%
 0% [ 0 ]
Pésimo
0%
 0% [ 0 ]
Votos Totales : 0
 

AutorMensaje
Celina Maura Nantes
Admin


Cantidad de envíos : 633
Fecha de inscripción : 19/11/2008
Edad : 46
Localización : Asunción - Paraguay.

MensajeTema: Re: ESCRITO 28 - EL RENACIMIENTO ESPIRITUAL - EL SEGUNDO NACIMIENTO.   Vie 16 Ene 2009, 05:47

Jesús nos enseña al instruir a los apóstoles: “Cuando por la fe viviente, os volvéis divinamente conscientes de Dios, entonces nacéis del espíritu como hijos de la luz y de la vida…” 2052:3.

Ahora bien, Jesús nuestro Padre Creador sabe que los valores espirituales se encuentran en el reino de Dios, y que “ese reino” vive dentro de nosotros (el Ajustador residente), por esto nos decía que buscáramos primero el reino dentro nuestro, no afuera, pues el camino de la oración interior y la adoración sincera a nuestro Dios personal permite la manifestación de su guía, conducción y orientación espiritual para que podamos hacer su voluntad (la rectitud). Siempre y cuando nosotros decidamos dejar de hacer nuestra voluntad humana imperfecta y entreguemos nuestra voluntad a la voluntad del espíritu interior es que haremos la voluntad del Padre que está en los cielos. Compartir nuestra vida interior con Dios y asemejarnos progresivamente a él, significa “hacer la voluntad de Dios, el Padre que está en el cielo”. 1431:2; 1221:2. Jesús nos dice que la fe es el requisito para entrar al reino de Dios aquí en la tierra y conocer que somos hijos de Dios. Nuestra meta, como hombres renacidos del espíritu será sincronizar nuestra voluntad humana con la voluntad divina y decir: “Padre mío, es mi voluntad que se haga tu voluntad.” Esta enseñanza se encuentra en la oración del Padre Nuestro que él enseñó a los apóstoles: “que venga tu reino, que se haga tu voluntad.”

Cuando por la fe, nace en nuestro corazón la conciencia de que somos hijos de Dios, en ese momento nacemos de nuevo como hombres de fe, de valor y de servicio consagrado a los hombres por amor a Dios. 1438: 1,2.

Jesús nos dice que los hombres y mujeres que nacen del espíritu manifiestan inmediatamente los frutos del espíritu. Esta afirmación de Jesús es muy importante y nos debiera llevar a hacer una reflexión sobre nuestra manifestación de conducta ante la humanidad y ver si realmente estos frutos están presentes en nuestra alma, si nuestra conducta es fiel reflejo de ellos en nuestra vida de relación y servicio a los demás. Los frutos del espíritu son: Servicio altruista - Consagración desinteresada-Honradez iluminada - Equidad sincera - Lealtad valiente - Confianza fiel – Esperanza imperecedera - Ministerio misericordioso - Tolerancia indulgente - Bondad inagotable y Paz duradera.

La búsqueda de Dios, nuestro Padre Creador y nuestro encuentro con Él, mediante las directrices de Jesús de Nazaret, producirán en nosotros la experiencia suprema del alma humana, la experiencia viviente de: 1.- encontrar a Dios dentro de nuestra mente y 2.- la revelación interior de su espíritu a nosotros; esta es la religión del espíritu, esta es la religión de la experiencia espiritual personal, en la que el hombre experimenta y conoce a Dios en sí mismo y por el mismo. Esta es la religión que fundó Jesús hace más de 2000 años, la religión de la experiencia personal. 2092:4.

Jesús nos enseña que aquellos que nacen del espíritu disciernen la palabra de Dios, conocen y comprenden la palabra que viene de lo alto; que el hombre renacido del espíritu discierne la palabra de Dios independientemente del lugar donde parezca originarse. 1732.

Jesús nos insta a comenzar de nuevo, a renacer del espíritu, dejándonos guiar por nuestro espíritu residente como niños pequeños, confiando en su enseñanza y creyendo en Dios para crecer hasta la talla de un adulto espiritual del reino. 1576:2

Debemos saber que la religión de Jesús exige una experiencia viviente y espiritual, en la que debe estar presente en nuestra mente el ideal del Dios viviente, la realidad divina por excelencia. La religión de Jesús nos permite buscar al Dios verdadero y encontrarlo. La búsqueda real y el encuentro con la Divinidad en nosotros nos llevarán hasta los mundos espirituales superiores de la realidad divina en el Gran Universo. La religión de Jesús nos pide una “experiencia dinámica” no una creencia pasiva. “El contacto del hombre con la realidad objetiva que es -Dios- solo se efectúa a través de la experiencia puramente subjetiva de conocerlo, adorarlo y comprender la filiación con él.” 2095:5. La Meditación adoradora es una técnica que nos permite comulgar con el Padre que está en el cielo. 1774:2 Jesús dijo: “Vuestra sobrevivencia depende de que previamente hayáis nacido del Espíritu de la Verdad, buscando y encontrando a Dios”. 2054:3.

Una creencia pasiva nos conduce al estancamiento del alma y no a un verdadero desarrollo espiritual experiencial, que debe incrementarse en asociación con nuestro espíritu interior, el Ajustador del Pensamiento. El desarrollo espiritual verdadero, producido por nuestro esfuerzo personal, nos llevará a descubrir en la intimidad con el Ajustador nuevos significados de los valores de la realidad divina, la verdad, la belleza y la bondad. De esta manera la espiritualización de nuestra alma será una realidad. Ahora, preguntémonos lo siguiente:

¿Estamos dispuestos a ser rehechos de nuevo? ¿Estamos dispuestos a pagar el precio de entrada al reino de los cielos? ¿Estamos dispuestos a disolver el yo y reconstruir nuestra alma? A esto se refería el Maestro Jesús cuando decía: “El que quiera salvar su vida tiene que perderla” “No creáis que he venido para traer la paz, sino más bien la lucha del alma.” 1782:1.3. ¿Estamos dispuestos a hacer la voluntad del Padre que está en el cielo? ¿A compartir nuestra vida interior con Dios? 1431:2; 1221:2. ¿Estamos dispuestos a ser sinceros? ¿A mejorar nuestro carácter? ¿A amar a los hombres como nuestros hermanos? ¿Deseamos, ser veraces, honestos, bondadosos, fieles, comprensivos, tolerantes, dulces, rectos, equitativos, y compasivos con los demás?

Si en verdad nuestro anhelo es alcanzar la vida eterna y continuar nuestro aprendizaje sin fin, entonces debemos creer y aprender las enseñanzas de Jesús, esforzándonos como buenos, obedientes y decididos discípulos a incorporar en carne propia la enseñanza suprema de la vida: “Amar a Dios con todo nuestro corazón, alma y mente y a nuestro prójimo como a nosotros mismos”, habiendo renacido del espíritu, en espíritu y en verdad. Recordemos las palabras de nuestro Maestro Jesús: “Pedid y recibiréis, buscad y hallaréis, porque el que pide recibe y el que busca encuentra” Siempre con fe, esperanza y gratitud a Dios. La recompensa que nos ofrece Jesús en este mundo es la alegría espiritual y la comunión divina; y en el mundo siguiente, la vida eterna en el desarrollo de las realidades espirituales divinas del Padre del Paraíso. 1593:6.

En verdad, bienaventurados seremos todos aquellos que creamos, que comprendamos y vayamos en pos del maravilloso segundo nacimiento, EL RENACIMIENTO ESPIRITUAL mediante LA FE. Reciban amados hermanos, estudiantes de la Verdad del Padre Celestial, un cálido saludo y un abrazo fraternal de su hermano Jaime.



NOTA: Este trabajo usa citas procedentes de El libro de Urantia, © 1993 que es la traducción al español de The Urantia Book, © 1955 Urantia Foundation, 533 Diversey Parkway, Chicago, Illinois 60614, EE.UU; +1 (773) 525-3319; http://www.urantia.org/spanish ; todos los derechos reservados. Los puntos de vista expresados en este trabajo son del autor y no representan necesariamente los puntos de vista de la Fundación Urantia o de sus filiales.
Volver arriba Ir abajo
http://estudiandourantia.2forum.biz/forum.htm
Celina Maura Nantes
Admin


Cantidad de envíos : 633
Fecha de inscripción : 19/11/2008
Edad : 46
Localización : Asunción - Paraguay.

MensajeTema: ESCRITO 28 - EL RENACIMIENTO ESPIRITUAL - EL SEGUNDO NACIMIENTO.   Vie 16 Ene 2009, 05:36

DE: JAIME DIAZ PAGE (MÉXICO)
OCTUBRE 2004


ESCRITO 28


EL RENACIMIENTO ESPIRITUAL
EL SEGUNDO NACIMIENTO

Amados hermanos y hermanas, estudiantes y lectores de la Revelación El Libro de Urantia, les saludo cordialmente en la luz del Padre Universal y nuestro Padre Creador Miguel de Nebadon (Jesús de Nazaret). En esta ocasión deseo referirme al concepto relativo al Renacimiento Espiritual o el Renacer del Espíritu, exponiendo la enseñanza que nos es revelada, así como las consecuencias que este renacimiento implica para los creyentes. Este escrito se basa en las enseñanzas del Maestro Jesús y los Reveladores celestiales.

Nuestro Señor Jesús nos enseña que nuestra conciencia puede persistir en la eternidad, no morir, que puede sobrevivir a la muerte física, que puede continuar la evolución espiritual de la conciencia en un eterno aprendizaje; que este es el plan de Dios, el Padre Universal. Que el Padre Universal nos ha creado para que finalmente nos reunamos con Él en el Paraíso, su morada eterna, al decidir nosotros hacer la voluntad del Padre que está en el cielo.

Cuando Jesús vino a Urantia (la Tierra) nos extendió una invitación para que los que la aceptáramos e hiciéramos lo que él nos enseñaba, pudiéramos realizar el viaje después de la muerte física hacia los mundos superiores de la realidad cósmica y divina. Transcribo la invitación: “Yo soy la puerta, yo soy el camino nuevo y viviente, y cualquiera que lo desee puede entrar para embarcarse en la búsqueda interminable de la verdad que durará la vida eterna.” 1829:4

Enseñó Jesús que para poder entrar por esa puerta que él es, es necesario que nosotros volvamos a nacer, pero esta vez del espíritu, pues dijo varias veces en su vida: “A menos que nazcáis de nuevo, que nazcáis del espíritu, no podréis entrar en el reino de Dios.” Muchos nos preguntamos cómo se hace eso, ¿cómo se nace de nuevo desde el espíritu? Jesús nos da la respuesta en las palabras que dirige a Nicodemo, que era miembro del sanedrín, y al apóstol Tomás que le hizo preguntas al respecto. Primero citaré las palabras del Maestro Jesús a Nicodemo y las preguntas del apóstol Tomás a Jesús. Después las respuestas que da el Maestro a cada uno de ellos.

A Nicodemo: “En verdad, en verdad te digo, Nicodemo, que a menos que un hombre nazca de lo alto, no puede ver el reino de Dios”, a continuación le volvió a decir “Sin embargo, te aseguro que a menos que un hombre nazca del espíritu, no podrá entrar en el reino de Dios.” Agregó Jesús que “Los que conocen las realidades del espíritu tienen pues el deber de revelar estas cosas a los que disciernen solamente las manifestaciones del mundo material.”

Jesús responde a Nicodemo después que él mostró interés preguntándole ¿cómo puedo empezar a captar ese espíritu que ha de rehacerme como preparación para entrar en el reino? Jesús le dijo que el espíritu del Padre ya residía dentro de él y que si él quería dejarse conducir por ese espíritu que viene de lo alto, pronto comenzaría a ver con los ojos del espíritu y que si deseaba de todo corazón seguir la orientación del espíritu, entonces nacería del espíritu, porque el único propósito de su vida sería hacer la voluntad de su Padre que está en el cielo. Y que al encontrarse así renacido del espíritu y feliz en el reino de Dios (Ajustador del Pensamiento) empezaría a producir en su vida diaria los frutos abundantes del espíritu. 1602:7

Tomás preguntó al Maestro Jesús: ¿Por qué es necesario que los hombres nazcan del espíritu para entrar en el reino? ¿Es necesario el renacimiento para evitar el control del maligno? Jesús responde al apóstol Tomás:

a) Que él no debe confundir el mal con el maligno, que el mal es la transgresión inconsciente o involuntaria de la ley divina, de la voluntad del Padre. Que el mal es la medida de imperfección con que se obedece la voluntad del Padre.

b) Que el hombre antes de renacer del espíritu está sujeto a las malas tendencias inherentes a su propia naturaleza (animal), pero que esas imperfecciones naturales de conducta no son ni el pecado ni la iniquidad.

c) Que el hombre está sometido al mal, pero que no es hijo del maligno.

d) Que ser imperfecto o parcial por dotación natural no es un pecado.

e) Que es verdad que los hombres son malos por naturaleza, pero no necesariamente pecadores. Que el nuevo nacimiento –el bautismo del espíritu- es esencial para liberarse del mal y necesario para entrar en el reino de los cielos, pero que el mal potencial en el hombre no disminuye el hecho de que es un hijo de Dios.

f) Que así como un hijo terrestre posee un fragmento material de su padre humano, existe un fragmento espiritual del Padre Celestial en cada hijo del reino por la fe. 1660-1661
La enseñanza de Jesús nos dice que por naturaleza estamos sometidos a las malas tendencias y que por eso es necesario que tengamos un nuevo nacimiento de tipo espiritual, en unidad con nuestro espíritu interior por medio de la fe, aceptando y creyendo que la presencia de Dios vive dentro de nosotros, en la mente; que Dios es nuestro Padre y los hombres nuestros hermanos. De esta manera se eliminan las malas tendencias sustituyéndolas por una vida realizada en amor, bondad, justicia, rectitud y servicio a los hombres. Provechoso para nosotros será leer, estudiar y discernir con la mayor profundidad que podamos las enseñanzas que nuestro amado Maestro Jesús entregó amorosa y sabiamente a nuestros amados Nicodemo y Tomás.


Última edición por Celina Maura Nantes el Sáb 24 Ene 2009, 10:36, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
http://estudiandourantia.2forum.biz/forum.htm
 
ESCRITO 28 - EL RENACIMIENTO ESPIRITUAL - EL SEGUNDO NACIMIENTO.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Escrito en los huesos
» Los astrónomos fotografían el nacimiento de un planeta gigante
» EL AYUNO (COMO FACTOR DE CRECIMIENTO ESPIRITUAL)
» La meditación como práctica espiritual
» LO QUE NO ESTA ESCRITO

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Estudiantes del Libro de Urantia :: Trabajos sobre "El Libro de Urantia" - Trabalhos sobre "O Livro de Urântia" :: Estudios sobre El Libro de Urantia-
Cambiar a:  
Crear foro | © phpBB | Foro gratis de asistencia | Contactar | Denunciar un abuso | Tener un blog gratis