Estudiantes del Libro de Urantia
Bienvenido a EstudiandoUrantia! Regístrate para participar del Foro.

Bem-vindo a EstudandoUrantia! Cadastre-se e participe do Fórum.

Welcome to Estudiandourantia! Register to participate.

Estudiantes del Libro de Urantia

Estudiantes del Libro de Urantia, la quinta revelación epocal - Estudantes do Livro de Urântia, a quinta revelação de época.
ÍndiceCalendarioFAQBuscarRegistrarseConectarse
El Discernimiento Espiritual mayo 2010 by FELU Beethoven - Claro de luna by agonzalez The Mission Gabriel s Oboe. by adagio_cantabile Ultimate Secret Garden by hieuluoi Song From Secret Garden by Shohreh

Comparte | 
 

 ESCRITO 27 - Parte 2 - LA MEDITACIÓN ESPIRITUAL PERSONAL - LA ORACIÓN Y LA ADORACIÓN.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 

Evalúe este Escrito.
Excelente
100%
 100% [ 3 ]
Muy bueno
0%
 0% [ 0 ]
Bueno
0%
 0% [ 0 ]
Regular
0%
 0% [ 0 ]
Malo
0%
 0% [ 0 ]
Pésimo
0%
 0% [ 0 ]
Votos Totales : 3
 

AutorMensaje
Celina Maura Nantes
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 633
Fecha de inscripción : 19/11/2008
Edad : 46
Localización : Asunción - Paraguay.

MensajeTema: Re: ESCRITO 27 - Parte 2 - LA MEDITACIÓN ESPIRITUAL PERSONAL - LA ORACIÓN Y LA ADORACIÓN.   Jue 15 Ene 2009, 19:21

PRACTICA DE MEDITACIÓN ESPIRITUAL

“LA ORACIÓN Y LA ADORACIÓN”

“LA RELIGIÓN DE LA EXPERIENCIA ESPIRITUAL PERSONAL”


Amado/a hermano/a:

a) Siéntate en una silla confortable, con la espalda recta y las palmas de las manos descansando sobre las piernas, quedando cómodamente sentado/a y a gusto, que nada te incomode.

b) Ahora, cierra tus ojos suavemente, con confianza y sin temor alguno. Realiza tres respiraciones completas lentamente –inhalación-retención-exhalación- 5 segundos para cada etapa de la respiración. Al terminar estas, quedarás bien relajado/a, y a gusto. Elimina cualquier tensión en tu cuerpo, hasta que estés cómodamente sentado y que nada te distraiga. Siempre con la espalda recta. Sabes que estos momentos los dedicas con devoción al Padre Celestial, no vas a pensar en tus asuntos terrenales.

c)
LA ORACIÓN: Reconoce con sinceridad, amor y respeto la Presencia de Dios en ti; ahora dirige tu atención hacia tu Presencia divina, haz mentalmente una afirmación u oración, sin hablar, solo con tu mente, con tus pensamientos, pensamientos sublimes, los que se te ocurran, con amor y devoción a Dios que vive en ti, Él te escucha y sabe lo que estás haciendo en este preciso momento. Si deseas puedes decir mentalmente la oración del Padre Nuestro si esto te parece más fácil. Haz esto sin prisa, despacio, toma el tiempo que necesites y reflexiona sobre lo que estás diciendo al Padre, a Dios en ti. Si te vienen pensamientos del diario vivir, no les pongas atención, deja que se vayan y continua con tu oración espiritual al Señor. Aquí puedes pedir al Señor lo que necesites espiritualmente como por ejemplo: fe, confianza, valor, veracidad, amor, sabiduría etc. Pide por la humanidad carenciada y desorientada espiritualmente etc. Pídele que te ayude a espiritualizar tu alma, a conocer su voluntad. Di: “Padre mió deseo conocerte, asemejarme a ti, vivir rectamente mi vida” “Padre, es mi voluntad que se haga tu voluntad”. Entrega al Padre pensamientos amorosos en los cuales reconoces su Grandeza y Magnificencia Espiritual, etc... Dale gracias por lo que has recibido espiritualmente y por las cosas materiales que posees; dale gracias por que ahora estás despierto(a) en espíritu y sabes que este es el camino para conocer la verdad. Da gracias a tu Padre Creador, Jesús de Nazaret, por enseñarte el camino para comulgar con él y conocer la Verdad. Dispón para esta fase de la meditación más o menos 10-12 minutos, haciendo todo sin prisa y con mucho amor para el Señor que está contigo. El contenido de la oración lo ordenas tú libremente, de acuerdo a tu propia elección, siempre con devoción.

La oración ideal es una forma de comunión espiritual que nos conduce a la adoración inteligente. La oración nos permite ampliar nuestra capacidad para recibir a nuestro espíritu divino. La oración permite ampliar nuestro discernimiento espiritual. 1618:6; 1640:3; 1616:6.

En la adoración, no existe ninguna autodemanda, ni ningún interés personal, simplemente adoramos a Dios por lo que entendemos que es él. La adoración no pide nada ni espera nada a favor del que adora. Rendimos devoción y nos dedicamos a la adoración como reacción espontánea y natural al reconocimiento de la incomparable personalidad del Padre y a causa de su naturaleza amante y de sus adorables atributos. 65:5.
Jesús nos enseña que después de haber realizado nuestras oraciones, permanezcamos unos momentos en un Estado de Receptividad Silenciosa, para permitir a nuestra Chispa divina, el Ajustador del Pensamiento, que hable a nuestra Alma atenta que se encuentra en esos momentos en una actitud de verdadera adoración a la presencia divina del Señor que vive en nuestro interior mental. 1641:1.

La adoración, la contemplación de lo espiritual, debe alternar con el servicio, el contacto con la realidad material. El temor debe ser contrarrestado por la contemplación al Padre divino, mediante la fe. 1616:5.

d)
LA ADORACIÓN: (Estado de Receptividad Silenciosa): La adoración está asociada a la oración. Cuando termines tu oración no abras tus ojos, continúa siempre con los ojos cerrados y pasa directamente a la fase de adoración o estado de receptividad, la práctica de la Presencia de Dios.

En esta fase ya no haces oraciones, no emites pensamientos hacia Dios. Permaneces tranquilo, en silencio, en paz, y alegría interior. Sabes que te encuentras ante el Padre divino. Ahora, pleno(a) de un Gran Amor y devoción hacia el Padre, consciente de que estás frente a él, mantienes conciencia en silencio de su Presencia, Magnificencia, Esplendor, Supremacía, Grandeza, Amor, Belleza, Bondad, etc. Comprendes con inmenso amor hacia el Padre que te encuentras ante el Altísimo, adorándole de todo corazón, mantienes una atención hacia la divinidad, sin esfuerzo, en este ejercicio espiritual sosegado. Esto es practicar “la presencia de Dios”, aprender a “estar ahí” con y frente a Dios. Permanece en esta actitud adoradora, el tiempo que tú juzgues necesario, y antes de finalizar da gracias nuevamente a Dios y abre tus ojos despacio, levántate sin prisa y con alegría.

Nota. Si surgen pensamientos terrenales durante la adoración, no les prestes atención y continúa con tu atención a la divinidad. Una mayor relajación produce una mayor receptividad espiritual. En cada meditación recibirás el Pan y el agua viva del Espíritu, no importa si te das cuenta o no. Pero, si eres constante en esta práctica adoradora, pronto descubrirás interiormente muchas cosas que te alegrarán y brindarán mucha satisfacción espiritual al lado de tu espíritu interior. Te sentirás renovado(a), fortalecido(a), inspirado(a), amoroso(a), ampliarás tu discernimiento espiritual y aumentará tu comprensión de las cosas de Dios; crecerá tu amor por los seres humanos que son tus hermanos. Te sugiero que para empezar inicies con unos 15 o 17 minutos, pero tu tienes la palabra, tu decides el tiempo que deseas ofrecer al Padre divino. Al transcurrir los meses variará el tiempo de meditación, tú descubrirás esta situación positiva. Es en estos momentos de paz y plenitud en que el espíritu del Señor puede hablar a nuestra alma que se encuentra en una actitud de verdadera adoración. Esta es la práctica de la presencia de Dios. Esta práctica sencilla que conlleva nuestra fe personal, actúa para liberar las actividades Superhumanas de nuestra chispa divina interior. Así se activan las fuerzas espirituales que encuentran dormidas en nosotros. La meditación pone en contacto nuestra mente con el Espíritu. 1777:3.

La paciencia y la constancia nos permitirán lograr una atención ideal a la Presencia divina durante la adoración, una atención gozosa y tranquila, plena de paz y equilibrio mental en unidad con nuestra divinidad personal. La atención al espíritu del Señor aumenta progresivamente y permanece. La práctica hace al Maestro en esta actividad adoradora. El valor de la Presencia de Dios en nosotros aumenta progresivamente en la medida que adoramos al Señor con regularidad. La conciencia de Dios obtenida por la adoración será reflejada a nuestros semejantes. Jesús nos dice que nos asemejamos a aquello que estamos adorando (1641:1), sabemos que adoramos a
DIOS , y es por este hecho que nos vamos asemejando a Él.1641:1.

Amados hermanos y hermanas en la luz de Dios, me despido por ahora de todos ustedes, con el anhelo de que la Práctica de la meditación los lleve a la comunión con Dios nuestro Señor dentro de ustedes mismos, que esta práctica les brinde todo lo que necesitan para fortalecerse en el Señor e inspirarse con Él, para enfrentar las vicisitudes de la vida, con más firmeza de carácter y plenitud de amor, siempre confiados en el Padre Celestial que tanto nos ama y tanto nos ha dado. Honrémosle y adorémosle viviendo en rectitud, permitiendo que nuestra fe crezca y se convierta en un océano infinito de Fe viviente y Amor Divino para gloria de Dios y bendición de nuestra amada hermana humanidad que tanto amor necesita.


Reciban un saludo cordial en amor divino y un abrazo fraterno. Siempre con ustedes su hermano Jaime.



NOTA: Este trabajo usa citas procedentes de El libro de Urantia, ©️ 1993 que es la traducción al español de The Urantia Book, ©️ 1955 Urantia Foundation, 533 Diversey Parkway, Chicago, Illinois 60614, EE.UU; +1 (773) 525-3319 ; http://www.urantia.org/spanish ; todos los derechos reservados. Los puntos de vista expresados en este trabajo son del autor y no representan necesariamente los puntos de vista de la Fundación Urantia o de sus filiales.
Volver arriba Ir abajo
http://estudiandourantia.2forum.biz/forum.htm
Celina Maura Nantes
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 633
Fecha de inscripción : 19/11/2008
Edad : 46
Localización : Asunción - Paraguay.

MensajeTema: ESCRITO 27 - Parte 2 - LA MEDITACIÓN ESPIRITUAL PERSONAL - LA ORACIÓN Y LA ADORACIÓN.   Jue 15 Ene 2009, 15:25

DE: JAIME DIAZ PAGE (MEXICO)
SEPTIEMBRE 2004


ESCRITO 27-Parte 2


LA MEDITACIÓN ESPIRITUAL PERSONAL

LA ORACIÓN Y LA ADORACIÓN

LA RELIGIÓN DE LA EXPERIENCIA ESPIRITUAL PERSONAL
(JESÚS)

Amados hermanos y hermanas lectores y estudiantes del Libro de Urantia, reciban nuevamente mis saludos fraternos. De acuerdo con lo ofrecido en el escrito 27 parte 1 compartimos ahora en este escrito LA PRÁCTICA DE LA ORACIÓN Y LA ADORACIÓN, que es una propuesta respetuosa y no una guía rígida para la práctica espiritual personal para realizar nuestro contacto con Dios, con nuestro Ajustador del Pensamiento, de acuerdo a las enseñanzas de Jesús y los Reveladores Celestiales. Este escrito sobre la práctica de la Meditación Espiritual es fruto del estudio de la Revelación y de la práctica personal. Nuestra vinculación o alianza con el Ajustador del Pensamiento que mora en nuestra mente se denomina “La Comunión Espiritual” que surge en la Religión de la Experiencia Espiritual Personal” que fundó Jesús de Nazaret hace mas de 2000 años (2092:5). La Religión de la Experiencia Personal del hombre que comulga con Dios, que establece alianza con Él, es la base que provee el alimento espiritual para modificar nuestro carácter humano descubriendo los valores divinos de la Verdad, la Belleza, y la Bondad, que son valores de realización de la conciencia de Dios. Así mismo, descubriremos nuevos significados de los valores divinos. Todo esto nos llevará a producir en nuestra vida los correspondientes Frutos Espirituales tan necesarios para la sobrevivencia del Alma. De esta forma mostraremos en nuestras relaciones con la humanidad, los frutos de la realidad divina, mediante un servicio altruista al prójimo en todos los ámbitos de la vida.


RECOMENDACIONES Y ORIENTACIONES
GENERALES
1- Se recomienda realizar la práctica espiritual sin alimento en el estómago o después de realizada la digestión para no tener incomodidades físicas.
2- Realizar la meditación espiritual en privado, a solas, avisando a nuestros familiares que realizaremos esta práctica para evitar ser interrumpidos. Descolgar el teléfono si este se encuentra en la zona cercana al lugar de nuestra práctica.

3- Se recomienda no meditar a altas horas de la noche, pues la energía recibida puede dificultar el descanso nocturno; es más conveniente por la mañana o en la tarde.

4- Usar una silla con respaldo cómodo y no muy inclinado para mantener una postura erguida y agradable.

5- Se recomienda, se sugiere, ser lo más regular posible en la realización de esta práctica meditativa para alcanzar la certeza de la presencia de Dios y la certidumbre real de los frutos espirituales de esta maravillosa técnica espiritual.

6- Es posible que en algunas meditaciones se manifiesten algunas sensaciones físicas que son normales, permitan que ocurran, permaneciendo confiados, tranquilos y en paz. Siempre manteniendo la atención en la divinidad interior, el Ajustador del Pensamiento, que es Dios en nosotros.

7- En esta práctica de meditación, jamás debemos buscar vaciar nuestra mente de pensamientos. No debemos buscar nunca el llamado estado de vacío de la mente; pues de esta manera no alcanzaremos la zona de contacto con nuestra Divina Presencia. Tampoco debemos cultivar el estado semejante al trance como una experiencia religiosa. Dirijamos nuestros pensamientos y sentimientos a Dios desde la oración de manera natural. Estaremos siempre motivados por una fe viva y la adoración sincera a Dios mediante una oración franca y altruista para alcanzar los niveles de contacto con nuestro Ajustador residente. 1009:5

8- La actitud más sana de la Meditación Espiritual la encontraremos siempre en la oración de acción de gracias dirigida a Dios y la adoración meditativa.1100.2

9- La técnica de la oración y la adoración enseñada por nuestro Señor Jesús no tiene por objeto buscar conocimientos o conocer el futuro, sino conocer la voluntad de Dios en unidad con Él, espiritualizando nuestra alma e inspirando nuestra mente.

10- Nuestra alma será alimentada en la práctica meditativa por las corrientes espirituales de Dios que proveen el alimento divino para su sobrevivencia en la eternidad. No existe otro camino para alimentar el alma. Jesús nos dice que nuestra alma necesita ejercicio espiritual y alimento espiritual.

11- Recordamos que a nuestro Dios y Señor no le interesan tanto nuestras palabras, sino nuestra actitud hacia Él, nuestra actitud sincera y devocional, nuestra fe viva, y la alegría y la confianza en Él. Sólo Él puede darnos el alimento que necesita nuestra alma para modificar positivamente nuestro carácter y actitudes.

12- Por medio de esta técnica de meditación espiritual, cultivamos nuestra relación espiritual y romántica con nuestro Creador. Nuestra personalidad, mente, y alma, se alinearán armónicamente con nuestro espíritu interior, con el núcleo espiritual divino que vive en nuestra mente, el Ajustador del Pensamiento que es Dios en nosotros. Jesús dijo: “este reino que predicaréis es Dios dentro de vosotros.” 1569:2.

13- Nuestra perseverancia en la práctica de la técnica de la oración y la adoración, nos transformará sin lugar a dudas. Lograremos un ennoblecimiento progresivo de nuestra alma, aumentando en nosotros el amor divino, la bondad, la tolerancia y la comprensión a nuestros hermanos. Aumentará en nosotros el discernimiento espiritual. Disminuirá en nosotros el stress mental y el temor, logrando mayor equilibrio emocional al recibir el alimento divino. La felicidad, el gozo y la alegría aumentarán en nosotros al permanecer de la mano del Señor por medio de la oración y la adoración a su ser Divino. Llegará un momento en nuestra existencia actual en que experimentaremos espiritualmente la presencia de Dios en nosotros sin lugar a dudas, conoceremos a Dios dentro de nosotros, esta experiencia real modificará nuestra postura ante Dios y ante los hombres, tendremos más amor, amor verdadero. Mediante la constancia meditativa, nuestra voluntad se sincronizará gradualmente con su voluntad divina, amando al prójimo como a nosotros mismos. Surgirá el anhelo constante de vivir la vida divinamente, en rectitud, ante cualquier circunstancia en nuestra experiencia humana. Comprenderemos mejor a Jesús y sus enseñanzas. Y seremos más hábiles cada vez para “sentir la presencia de Dios en nosotros”.

Encontraremos por este camino mayores y nuevos significados de la Verdad, la Belleza y la Bondad de Dios. “La meditación es el pan diario del sabio.”

La práctica regular de la meditación y nuestro anhelo de vivir una vida en rectitud hará que nuestro crecimiento espiritual sea constante y progresivo y no incompleto, lo cual es inconveniente para la sobrevivencia del alma.

14 Cerramos los ojos para que nuestra mente tome la dirección correcta hacia la zona de contacto espiritual que es El Superconsciente, la zona más próxima al núcleo espiritual de Dios que es el Ajustador del Pensamiento. Recordemos que en nuestra Mente se encuentra el núcleo divino, el Ajustador del Pensamiento. Nuestra mente existe alrededor del núcleo espiritual divino. 142:1.
Teniendo presentes las Recomendaciones y Orientaciones Generales, pasaremos a la práctica de meditación espiritual, mediante la oración, la acción de gracias y la adoración al Padre, que nos conduce a la comunión con nuestro “YO DIVINO INTERIOR”, LA PRESENCIA DE DIOS EN NOSOTROS, nuestro AJUSTADOR DEL PENSAMIENTO. Recordando que iremos hacia El plenos de amor, fe, confianza, alegría y esperanza; aunando a esto una gran devoción y respeto por la divinidad (nuestro Señor) que en nosotros mora; El Ajustador ha venido a nosotros por amor infinito para conducirnos al Reino Eterno del Padre Universal. Vayamos al encuentro de nuestra divina presencia mediante el amor, la fe y la gratitud hacia Él. Esta es la mejor manera de acudir al encuentro y al abrazo espiritual, donde el hijo reconoce y ama a su Padre y donde el Padre ama y recibe el amor de su hijo renacido por la fe. Así sea.

La práctica de esta meditación consta de dos fases: LA ORACIÓN Y LA ADORACION (Receptividad silenciosa). Desde la oración hasta la fase de la adoración permanecemos con los ojos cerrados, sin apretarlos, no los abrimos. Esta práctica es fácil de realizar, agradable, placentera y relajante, pues inspira nuestra mente, refresca y ennoblece nuestra alma y renueva nuestro espíritu a la par que favorece la salud y juventud de nuestro amado cuerpo físico.


Última edición por Celina Maura Nantes el Sáb 24 Ene 2009, 10:34, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
http://estudiandourantia.2forum.biz/forum.htm
 
ESCRITO 27 - Parte 2 - LA MEDITACIÓN ESPIRITUAL PERSONAL - LA ORACIÓN Y LA ADORACIÓN.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» TE MANDO UN FUERTE ABRAZO Y MUCHO CARIÑO - DIOS TIENE COSAS ASOMBROSAS GUARDADAS PARA TI (Esta es una oración fuerte).
» La meditación como práctica espiritual
» Libros gratis para descargar sobre Espiritualidad, Autoayuda, Terapia, Sanación, Psicología, Crecimiento Personal
» La meditación bioreiki y la respiración multidimensional
» Escrito en los huesos

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Estudiantes del Libro de Urantia :: Trabajos sobre "El Libro de Urantia" - Trabalhos sobre "O Livro de Urântia" :: Estudios sobre El Libro de Urantia-
Cambiar a:  
Crear foro | © phpBB | Foro gratis de asistencia | Contactar | Denunciar un abuso | Blog gratis