Estudiantes del Libro de Urantia
Bienvenido a EstudiandoUrantia! Regístrate para participar del Foro.

Bem-vindo a EstudandoUrantia! Cadastre-se e participe do Fórum.

Welcome to Estudiandourantia! Register to participate.

Estudiantes del Libro de Urantia

Estudiantes del Libro de Urantia, la quinta revelación epocal - Estudantes do Livro de Urântia, a quinta revelação de época.
ÍndiceCalendarioFAQBuscarRegistrarseConectarse
El Discernimiento Espiritual mayo 2010 by FELU Beethoven - Claro de luna by agonzalez The Mission Gabriel s Oboe. by adagio_cantabile Ultimate Secret Garden by hieuluoi Song From Secret Garden by Shohreh

Comparte | 
 

 ESCRITO 10 - LA SOBREVIVENCIA DE LA PERSONALIDAD DEL HOMBRE.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 

Evalúe este Escrito.
Excelente
0%
 0% [ 0 ]
Muy bueno
0%
 0% [ 0 ]
Bueno
0%
 0% [ 0 ]
Regular
0%
 0% [ 0 ]
Pésimo
0%
 0% [ 0 ]
Votos Totales : 0
 

AutorMensaje
Celina Maura Nantes
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 633
Fecha de inscripción : 19/11/2008
Edad : 46
Localización : Asunción - Paraguay.

MensajeTema: Re: ESCRITO 10 - LA SOBREVIVENCIA DE LA PERSONALIDAD DEL HOMBRE.   Lun 12 Ene 2009, 18:22

La reconstitución de nuestra personalidad comprende lo siguiente:
1.- La fabricación de una nueva forma de manifestación o nuevo cuerpo de energía morontial para hacer contacto con el nuevo medio ambiente morontial, conectándose nuestra nueva mente cósmica morontial a los circuitos de la nueva forma morontial.

2.- El retorno de nuestro Ajustador del Pensamiento que es el custodio de nuestra identidad ascendente. Su presencia nos asegura que la nueva forma de manifestación será ocupada por nosotros y nadie más. Así nuestra personalidad despertará nuevamente para ser igualmente conducida por nuestro Ajustador del Pensamiento hacia el Paraíso.

3.- Una vez que se han reunido los requisitos para la repersonalizacion, nuestro custodio personal o guardián seráfico entrega nuestra alma morontial sobreviviente a la nueva forma de mente y cuerpo de manifestación en asociación eterna con nuestro Ajustador del Pensamiento. De esta manera se completa nuestra repersonalizacion, reconstitución de la memoria, discernimiento, conciencia e identidad. La condición de nuestro yo permanece a pesar de los cambios continuos de los componentes de nuestro yo.

Cuando despertemos en los mundos de estancia de Jerusem, estaremos tan cambiados por la transformación espiritual tan grande, que si no fuera por nuestro Ajustador del Pensamiento y nuestro guardián seráfico que conectan maravillosamente nuestra nueva vida en el nuevo mundo con nuestra vieja vida del mundo pasado, tendríamos al principio dificultades para relacionar la nueva conciencia de tipo morontial con la memoria renaciente de nuestra identidad pasada.

A pesar de que nuestro yo personal continua, mucho de la vida mortal pasada nos parecerá un vago y confuso sueño. El transcurso del tiempo nos aclarará muchas asociaciones mortales. Las experiencias valiosas de nuestra vida en la tierra permanecerán eternamente en la memoria de nuestro Ajustador del Pensamiento; y mucho de nuestra vida pasada y recuerdos que no tuvieron significado espiritual ni valor morontial, habrán perecido con nuestro cerebro material. Solo persistirá la memoria de las relaciones de nuestra personalidad que tienen valor cósmico. En los mundos de estancia conoceremos y seremos conocidos; recordaremos y seremos recordados por nuestros familiares y amigos del pasado en nuestra corta y estimulante vida en la tierra (Urantia).

EL YO MORONTIAL

La ascensión morontial de nuestra personalidad en el universo local, va desde el nivel morontial inicial de existencia del alma, hasta el nivel morontial final de espiritualidad progresiva. La nueva forma de aspecto de la personalidad morontial no tendrá parecido alguno con la forma física que tuvimos en la tierra, pero servirá para el mismo propósito en que nos sirvió el cuerpo físico en la tierra. Nuestro nuevo cuerpo morontial será un reflejo de nuestro interior espiritual. En la medida que nuestra personalidad vaya logrando niveles mas altos de belleza espiritual, la forma externa e interna se identificaran cada vez más.

El intelecto material que usamos en la tierra (Urantia) no existirá más en el nuevo nivel morontial, pero los altos significados y valores de nuestra mente mortal no perecerán, pues estos quedarán retenidos en la memoria de nuestro Ajustador del Pensamiento. En los mundos de estancia recibimos una dotación de mente cósmica modificada. Nuestra nueva mente evolucionará en contacto directo con la Mente cósmica, de acuerdo a la modificación realizada por la fuente creadora del intelecto del universo local, la Ministra Divina.

En estos nuevos niveles morontiales, nuestra alma en evolución conserva un carácter continuado, derivado de nuestras decisiones mentales. Este carácter continuado se vuelve memoria activa cuando se energiza mediante el retorno de nuestro Ajustador del Pensamiento. La permanencia de esta memoria es una prueba de la conservación de nuestra identidad de creatura; y es necesaria para que nuestra personalidad se expanda y continué su progresión infinita y eterna.

Cuando elegimos la verdad, la belleza y la bondad, fue que se inició nuestra carrera universal premorontial bajo la tutela de los 7 espíritus de mente ayudante (circuitos de la mente cósmica) y bajo la dirección del espíritu de sabiduría. Posteriormente, al completar los 7 círculos psíquicos de logro premorontial, la superimposición de la nueva mente morontial sobre la mente ayudante, inició nuestra carrera de progresión morontial universal.

Cuando abandonamos nuestro planeta nativo, dejamos atrás a nuestro ministro de mente ayudante y nos volvemos dependientes solamente del intelecto morontial. Cuando como almas ascendentes abandonamos el universo local (galaxia), hemos logrado el nivel espiritual de la existencia, habiendo ido más allá del nivel morontial. Nuestra nueva identidad espiritual se sincronizará entonces con la mente cósmica del Superuniverso de Orvontón.

LA FUSION CON EL AJUSTADOR DEL PENSAMIENTO

La fusión con el Ajustador del Pensamiento es uno de los fenómenos más fascinantes y asombrosos de esta época universal. Esta fusión otorga a nuestra personalidad actualidades eternas que antes eran potenciales. Dotes tales como: la cualidad de divinidad, inmortalidad, así como la experiencia y memoria de la eternidad pasada, y una fase potencial condicionada de lo absoluto.

Después de nuestro curso terrestre de vida (una sola vida), nos despertaremos en un nuevo mundo y mejor, reuniéndonos en abrazo eterno con nuestro Ajustador del Pensamiento; esto significa hacer de Dios y el hombre uno solo, este esel misterio de la evolución de la criatura finita, sin embargo es eternamente verdadero.

La fusión puede ocurrir en el planeta nativo o dentro del sistema local (galaxia) en los mundos de estancia, o en la constelación de Norlatiadec. Autorizada y lograda la fusión llegamos a la capital del Superuniverso de nombre Uversa y desde ahí, un Seconafín celestial nos llevará hasta el Universo Central de Havona donde se ubica el Paraíso que es la morada eterna de nuestro Padre Universal. La esfera sagrada del Padre llamada Ascendington es la morada de las criaturas fusionadas con los Ajustadores divinos.

En los mundos materiales del universo fue que formulamos nuestras decisiones de sobrevivencia; en los mundos morontiales confirmamos nuestras decisiones de sobrevivencia; y antes de abandonar el Superuniverso de Orvontón habremos formulado de hecho las decisiones de sobrevivencia, convertidos en verdaderos valores universales en nuestra búsqueda del Valor Universal mas elevado que es DIOS.

Ya fusionados con nuestro Ajustador y antes de abandonar la galaxia, seremos llevados ante la presencia de nuestro Padre Creador Cristo Michael (Miguel) quien es en realidad Jesús de Nazaret. El nos habilitará con las credenciales necesarias y autorizadas para continuar nuestra búsqueda del Padre Universal en dirección al Superuniverso de Orvontón previo al Paraíso.

Fusionados con nuestro Ajustador, siempre seremos encontrados fieles, útiles y eficaces para nuestro crecimiento y desarrollo futuro en el camino de ascenso que nunca finalizará, pues es eterno. El Ajustador y nosotros somos uno, somos uno con Dios. Con la fusión nuestro Padre Universal cumple su promesa de dotarnos de divinidad y desde ese momento debemos de realizar y actualizar las infinitas posibilidades que son inherentes a nuestra real asociación con Dios nuestro Padre.

En el Paraíso formaremos parte del Cuerpo de finalistas. Las Huestes Celestiales nos dicen que en un futuro los Finalistas serán asignados a los nuevos mundos que aparecerán en los nuevos universos que se están gestando más allá del Gran Universo en el primer nivel del espacio exterior.

¡Cuanta maravilla! ¡Cuánto amor de nuestro Padre Universal y sus Huestes de Luz! La creación gigantesca que es de proporciones colosales, para ser administrada por los Ajustadores personalizados y humanizados, por sus hijos mortales ajustados y eternizados, hijos experienciales del Supremo, combinaciones misteriosas y asociaciones eternas de la manifestación mas elevada de la esencia de la Primera Fuente y Centro (Padre Universal) y la forma mas baja de vida inteligente que es capaz de amar, comprender y alcanzar a su Padre Universal, el ser humano.

Estas asociaciones maravillosas y extraordinarias del Creador y la criatura, llegarán a ser gobernadores y administradores incomparables, directores comprensivos y compasivos para todas las formas de vida inteligente que existirán algún día en los futuros universos del primer nivel del espacio exterior.

El Mensajero Solitario de Orvontón, quien proporcionó toda esta información acerca de la Sobrevivencia de la Personalidad nos dice estas hermosas palabras finales: “Es verdad que vosotros los mortales sois de origen terrestre, animal; vuestro cuerpo en realidad es de polvo. Pero si realmente lo queréis, pero si verdaderamente lo deseáis, seguramente la herencia de las edades será vuestra y vosotros algún día serviréis a todo lo largo y ancho de los universos en vuestro carácter verdadero-hijos del Dios Supremo de la experiencia-e hijos divinos del Padre del Paraíso de todas las Personalidades.” 1240:2. Fuente: Cap. 112. La sobrevivencia de la Personalidad.

¡Que maravillosas palabras nos entrega este gran ser que sirve en forma extraordinaria a nuestro Padre Creador! Palabras que incrementan nuestro gozo, entusiasmo y determinación para continuar con gratitud en el sendero eterno de la ascensión para Gloria de nuestro Padre y bendición de todos los que somos sus hijos en los universos creados.

¡GLORIA A DIOS! ¡GLORIA A DIOS! ¡GLORIA A DIOS!



NOTA: Este trabajo usa citas procedentes de El libro de Urantia, © 1993 que es la traducción al español de The Urantia Book, © 1955 Urantia Foundation, 533 Diversey Parkway, Chicago, Illinois 60614, EE.UU; +1 (773) 525-3319; http://www.urantia.org/spanish ; todos los derechos reservados. Los puntos de vista expresados en este trabajo son del autor y no representan necesariamente los puntos de vista de la Fundación Urantia o de sus filiales.
Volver arriba Ir abajo
http://estudiandourantia.2forum.biz/forum.htm
Celina Maura Nantes
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 633
Fecha de inscripción : 19/11/2008
Edad : 46
Localización : Asunción - Paraguay.

MensajeTema: Re: ESCRITO 10 - LA SOBREVIVENCIA DE LA PERSONALIDAD DEL HOMBRE.   Lun 12 Ene 2009, 18:15

EL FENOMENO DE LA MUERTE

En nuestro planeta Urantia (Tierra) solo conocemos lo que es la muerte física del cuerpo; pero, hablando del tema de la sobrevivencia de la personalidad, los reveladores nos dicen que hay 3 tipos de muerte que debemos conocer:

1.- La muerte espiritual del alma.

2.- La muerte del cuerpo mental (intelecto).

3.- La muerte del cuerpo físico y de la mente.

1.- Muerte espiritual del alma: cuando en nuestra vida física, mediante nuestra conducta y decisiones equivocadas, rechazamos la sobrevivencia de nuestra personalidad, siendo declarados insolventes y en bancarrota espiritual, por la opinión en conjunto de nuestro Ajustador residente y nuestro Serafín, el ángel guardián de destino, las huestes celestiales llamadas Censores y Gobernadores del Superuniverso de Orvontón, ordenan que nuestro Ajustador residente se separe de nosotros en vida; de esta forma aún con vida física quedamos cósmicamente muertos aunque persistan en nosotros las energías cósmicas del impulso material y natural de la vida.

2.- La muerte del cuerpo mental (intelecto): cuando en nuestra vida física, se interrumpen los circuitos vitales del ministerio ayudante de la mente por aberraciones de nuestro intelecto, o la destrucción parcial de los mecanismos de nuestro cerebro que no se pueden reparar, nuestro Ajustador residente se separa de inmediato de nosotros y parte hacia el Paraíso a la esfera de Divinington. Se considera que cuando los circuitos esenciales de nuestra voluntad son destruidos, nuestra personalidad humana es declarada muerta, aunque los mecanismos vivientes de nuestro cuerpo físico continúen funcionando. El cuerpo sin la mente volitiva ya no es humano, pero si nosotros en la vida física antes de los problemas físicos y mentales, hicimos la selección previa del anhelo sincero de la sobrevivencia, entonces nuestra alma y personalidad podrán sobrevivir.

3.- La muerte física del cuerpo y de la mente: cuando nos sobrecoge la muerte física en la tierra (Urantia), nuestro Ajustador del Pensamiento se separa de nosotros en el momento en que la mente deja de funcionar, entonces parte hacia Divinington (Paraíso) con los registros de memoria de nuestra mente. Nuestro cuerpo físico queda en el mundo elemental de la tierra. Nuestra alma morontial inmortal queda bajo la custodia de nuestro Serafín, el guardián de destino. Más tarde la reunión de nuestro Ajustador y nuestra alma vuelve a constituir nuestra personalidad sobreviviente, devolviéndonos la conciencia en el despertar morontial.

Los Serafines son necesarios para que la resurrección de nuestra personalidad sobreviviente sea un hecho. En el momento de la muerte, nuestro Ajustador pierde temporalmente nuestra personalidad, pero no su identidad; nosotros perdemos temporalmente la identidad pero no nuestra personalidad. En los siete mundos de estancia nos volveremos a reunir con nuestro Ajustador residente en manifestación eterna. Un ser humano sin Ajustador nunca manifiesta identidad activa después de su muerte y tampoco se comunica con los seres vivos de la tierra. Cuando nosotros los seres humanos vamos a los mundos de estancia después de la muerte en la tierra, no se nos permite enviar mensaje alguno a nuestros seres queridos.

LOS AJUSTADORES DESPUES DE LA MUERTE

Cuando ocurre la muerte, ya sea material, intelectual o espiritual, nuestro Ajustador residente se despide de nosotros y viaja hacia la esfera sagrada del Paraíso llamada Divinington. Los Censores Universales pueden hacerse de un duplicado de la información que contiene los valores y significados de nuestra mente y que están en poder de nuestro Ajustador residente.

También debemos saber que ha habido y habrá seres humanos que por su amor, devoción, fidelidad y entrega a Dios, son trasladados de entre los vivos, sin pasar por la muerte física. Ascienden directamente a las esferas de los mundos de estancia en Jerusem. Significa que estos seres humanos alcanzan a fusionar su Alma-Personalidad con su Ajustador del Pensamiento estando vivos en la tierra. Este hecho lo puede lograr cualquier ser humano que se consagre en realidad a hacer la voluntad del Padre en la tierra sin condición alguna, logrando personalmente altos niveles de autorrealización espiritual.

Cuando un ser humano pertenece a un grupo de seres que serán repersonalizados al final de una dispensación planetaria, su Ajustador personal no viaja de inmediato a los mundos de estancia, sino que se le asigna a: a) servicios que no están revelados; b) al Paraíso; c) en una academia para capacitación en Divinington; d) como observador en una esfera sagrada de los mundos del Padre en el Paraíso; e) en servicios de mensajería; f) como instructor asociado en Divinington; g) realiza una selección de mundos donde podría servir en el caso de que su asociado humano haya rechazado la sobrevivencia.


LA SOBREVIVENCIA DEL YO HUMANO

El yo en el universo es una realidad cósmica ya sea en forma material, morontial o espiritual. El hecho de recibir del Padre Universal el Don preciado de la Personalidad nos sitúa como seres personales, cada uno de nosotros es un ser personal reconocido como una verdadera individualización relativa dentro del organismo cósmico.

Existen en el organismo cósmico universal unidades reales y unidades personales, las unidades reales enfrentan el destino del todo, pero las unidades personales como nosotros, estamos dotados del poder de elegir o rechazar el destino final. Nuestro Ajustador del Pensamiento es una unidad real de Dios; nosotros los humanos somos seres personales que estamos dotados con la Personalidad Divina del Padre Creador y debemos decidir estar presentes o no en el logro final de destino de Deidad. El ciclo esta predestinado, pero nuestra participación es facultativa, personal y experiencial, es decir que nosotros nos habilitamos a nosotros mismos mediante la decisión personal de nuestra voluntad y la experiencia espiritual.

Nuestra identidad actual (mortal) es transitoria y temporal, de ninguna manera es real; se vuelve real cuando nosotros decidimos permanecer en el universo, volviéndonos cada uno de nosotros un fenómeno universal continuado dentro del organismo cósmico por la sobrevivencia de nuestra personalidad de acuerdo a los requisitos espirituales del amor. Somos responsables únicos de la dirección de nuestro destino en el universo. Para permanecer vivos dentro del organismo cósmico, debiéramos tomar el camino hacia el Paraíso tomados de la mano de nuestro Ajustador del Pensamiento, ya que él es el camino.

Desde una perspectiva cósmica, nosotros los humanos nacemos, vivimos y morimos en un instante relativo del tiempo, no somos perdurables desde esta perspectiva. Pero Dios Padre en su infinito amor por nosotros sus creaturas mortales, permite que por nuestra propia elección cambiemos el asiento de nuestra identidad material e intelectual transitoria, al asiento más elevado que es nuestra alma morontial, que asociada con nuestro Ajustador del Pensamiento fue creada como el vehículo único para la manifestación y perpetuación de nuestra personalidad en la eternidad. Estableciendo nosotros una alianza real y efectiva con el Ajustador divino. Si hacemos lo anterior nos constituiremos como nuevos hijos ascendentes del Padre Creador.

Por otro lado, si los accidentes o limitaciones de la vida material nos impiden en la tierra, alcanzar los niveles o círculos cósmicos espirituales sin ser culpa nuestra y habiendo sido sinceros ante el Padre Creador de lograr la sobrevivencia de nuestra personalidad, las huestes celestiales emitirán decretos que nos darán tiempo adicional para que nos probemos. De esta forma nos avanzan a un estado de ser transicional en el mundo número uno o de los finalistas, permitiendo que la justicia divina se imparta y la misericordia cumpla su ministerio. Nosotros los hombres debemos experimentar de hecho la oportunidad que nos permita hacer una elección autoconciente y final; nuestra alma debe revelar en la acción y el sentir, su verdadero intento y propósito autentico de sobrevivir en la eternidad.

Cuando los hombres más avanzados cósmica y espiritualmente mueren en la tierra, son trasladados de inmediato a los mundos de estancia con su ángel custodio seráfico. Otros mortales pueden ser retenidos en el mundo de los finalistas hasta que completen sus asuntos para después continuar hacia los mundos de estancia, o ser asignados a las filas de sobrevivientes durmientes para ser repersonalizados en masa al final de la actual dispensación planetaria.

La repersonalizacion del individuo, ocurre en las salas de resurrección de los mundos receptores morontiales de un universo local o galaxia. Las autoridades encargadas suministran la energía universal-morontial, mental y espiritual que hace posible el retorno de la conciencia del sobreviviente durmiente.
Volver arriba Ir abajo
http://estudiandourantia.2forum.biz/forum.htm
Celina Maura Nantes
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 633
Fecha de inscripción : 19/11/2008
Edad : 46
Localización : Asunción - Paraguay.

MensajeTema: ESCRITO 10 - LA SOBREVIVENCIA DE LA PERSONALIDAD DEL HOMBRE.   Lun 12 Ene 2009, 17:47

DE: JAIME DIAZ PAGE (MÉXICO)
FEBRERO 2003


Escrito 10


LA SOBREVIVENCIA DE
LA PERSONALIDAD
DEL HOMBRE


En el escrito número 9 hablamos sobre el maravilloso Don de la Personalidad que Dios nuestro Señor y Creador nos dona en su infinito amor para cada uno de nosotros sus hijos. El nos entrega de su Personalidad Divina una dotación de ella misma con el propósito de que nosotros, ejerciendo un correcto uso de ella, logremos unificar mediante la acción y el amor nuestras energías vivientes y asociadas que son el espíritu, el alma, la mente y el cuerpo. Sabemos ahora que esta unificación consciente permite que nuestra Alma y Personalidad sobrevivan a la muerte del cuerpo físico en unión con nuestro espíritu interior que es el Ajustador del Pensamiento (Dios en nosotros).

Ahora abundaremos sobre todo aquello que tiene que ver con la sobrevivencia de nuestra personalidad divina que Dios nos ha dado.

Se nos enseña en la Revelación de El Libro de Urantia que la sobrevivencia de la identidad de la personalidad depende directamente de la sobrevivencia de nuestra alma, que alcanza un estado morontial (elevado, sutil, refinado) de valores divinos en constante aumento por nuestra fidelidad a Dios Padre que nos ha dado la vida. En nuestra vida en la tierra debemos cultivar y producir los frutos del espíritu del Señor para que nuestra alma se eleve en frecuencia divina amorosa y logre el nuevo orden de vida superior en las mansiones de los mundos de estancia a donde se dirigirá nuestra alma sobreviviente con su correspondiente Personalidad; pues el don de la Personalidad sobrevive mediante la sobrevivencia del alma y en ella.

El tema de la Sobrevivencia de nuestra Personalidad se relaciona con:

1 La Personalidad y la Realidad;

2 El Yo;

3 El Fenómeno de la muerte;

4 Los Ajustadores del Pensamiento después de la muerte;

5 La Supervivencia del Yo humano;

6 El Yo morontial;

7 La Fusión con el Ajustador del Pensamiento.

Antes de iniciar el desarrollo de los puntos anteriores, mencionaremos lo que se conoce acerca de la Personalidadsin tratar de definirla.

a) Es un don potencialmente eterno; b) es una realidad donada por el Padre Universal; c) es un don que puede recibir cualquier sistema de energía que posea mente o espíritu; d) la Personalidad no tiene identidad; e) la Personalidad es inalterable en la presencia del cambio; f) puede dedicar el libre albedrío a hacer la voluntad de Dios; g) se caracteriza por la moralidad; h) discierne niveles de conducta y discrimina entre ellos; i) es única en el Tiempo y en el Espacio, en el Paraíso y en la Eternidad; j) no tiene duplicado alguno; k) es aquello que se puede agregar al espíritu; m) puede sobrevivir a la muerte mortal con identidad en el Alma que sobrevive; n) la Personalidad es conciente en forma única del Tiempo.
LA PERSONALIDAD Y LA REALIDAD

Los reveladores nos dicen que la Personalidadfunciona en tres fases de manifestación, teniendo una potencialidad de 7 dimensiones de autoexpresión y realización en la persona.

Las tres fases serian:

a) De ubicación: significa que la personalidad funciona con eficiencia en la galaxia, en el superuniverso, y en el paraíso o universo central; b) De significado: funciona de igual manera en los niveles finitos, absonitos o absolutos; c) De valor: ella puede realizarse en los reinos progresivos de lo material, de lo morontial y de lo espiritual.

Las 7 dimensiones de autoexpresión y realización serían: a) tres en el nivel finito de la existencia; b) tres en el nivel absonito de la realidad; y c) uno en el nivel absoluto de la realidad.

En el nivel finito la personalidad tiene: a) longitud cósmica, que debe entenderse como la dirección y naturaleza de la progresión de la personalidad en el Tiempo y en el Espacio; b) profundidad cósmica, que se entiende como el impulso y las actitudes del organismo, así como los niveles de autorrealización y la reacción al medio ambiente en el universo; c) amplitud cósmica, que comprende el dominio, la coordinación, la asociación y organización del yo de la personalidad.

En el nivel absonito, se nos enseña que no existe el tiempo ni el espacio. La personalidad se autoexpresa y realiza estableciendo contacto con las cosas y seres que no han tenido principio ni tendrán fin. Estos maravillosos seres se denominan Absonitarios y son existenciados. Este nivel se encuentra en el Paraíso del Universo Central.

El nivel absoluto o suprema dimensión séptima de la totalidad, significa para nuestra personalidad, una realidad asociable o absoluto asociable que no es infinito; pero que es dimensionalmente potencial para que nuestra personalidad pueda penetrar los niveles subinfinitos de este absoluto en su progresión auto manifestante. Esta séptima dimensión es experienciable como el hecho de la personalidad.

Por otro lado se nos enseña que en el nivel morontial de la existencia, las dimensiones finitas del reino material se encuentran notablemente enaltecidas y que nuevos valores dimensionales serán realizables por nuestra personalidad individual en su automanifestacion y perfeccionamiento. Debemos saber que todos nuestros logros dimensionales en el nivel morontial quedan maravillosamente articulados con la séptima dimensión suprema de la personalidad, a través de la influencia de mota. Amados hermanos, si no comprendemos en primera instancia estos conocimientos aquí compartidos, no se preocupen, que el tiempo y la sinceridad en el estudio de la revelación, se encargarán de que en algún momento los comprendamos. Tenemos que sintonizarnos con la nueva revelación que nos ha llegado del Padre Universal. Sigamos adelante.


EL YO
En cuanto al estudio del yo, la posibilidad de unificación de las energías vivientes y asociadas, depende de 1- las cualidades inherentes de las partes físicas constitutivas y energías presentes subordinadas; 2- de las cualidades del intelecto (coordinado), en asociación creativa con la Personalidad (superordenada)- autoconciencia y libre albedrío-; y la dirección o guía del espíritu residente.

En todos los conceptos que se refieren a nuestro yo humano, debemos reconocer que la manifestación de la vida viene primero, o sea que el niño humano primero vive y después piensa sobre su vivir. Las partes del yo pueden pensar, sentir o desear, pero solo la coordinación de nuestra personalidad total puede producir una acción realmente inteligente; este poder surge cuando asociamos nuestra mente mortal con el ejercicio de nuestra personalidad, es decir cuando nuestro yo humano coordinado, ama sincera y altruistamente a otro ser humano o divino. El compañerismo del yo con nuestra divinidad (Ajustador del Pensamiento) es la meta ideal y eterna para que nuestro yo ascienda en la eternidad; esta es la clave para la inmortalidad.

Nuestro yo puede unificarse mediante las cualidades que producimos en la interacción de nuestras energías vivientes y asociadas de espíritu, alma mente y cuerpo, fielmente coordinadas y vinculadas con nuestro don de la personalidad que posee autoconciencia y libre albedrío.

Dios Padre ha establecido la evolución cósmica con el propósito de que nosotros consigamos la unidad de nuestra personalidad, mediante el dominio en aumento de nuestro espíritu o Ajustador del Pensamiento sobre nuestra naturaleza humana, como una respuesta de la voluntad de nuestro yo que permite la conducción del espíritu y la personalidad. Esto se conoce como la evolución del dominio en el yo humano y que es una cualidad cósmica que indica la medida de control del yo y del medio ambiente.

Nuestro yo humano atravesará en su futuro evolutivo dos fases del dominio de la voluntad en expansión: A) Mediante una técnica que expandirá y actualizará nuestra identidad, produciendo una mayor autorrealización de nuestro yo; es verdad que los niveles más altos de autorrealización se alcanzan mediante la adoración a Dios y el servicio al hombre. 1572: 6. B) Una mayor autorrealización de nuestro yo, mediante la experiencia y revelación del Ser Supremo quien es el Dios de la acción en el tiempo y en el Espacio.
Nuestro yo o ego de identidad humana, depende en su vida física de la función continuada de nuestro cuerpo físico de vida; y del equilibrio/desequilibrio de energías e intelecto que en nuestro planeta Urantia (tierra) llamamos vida. Pero el yo que puede sobrevivir a la muerte de nuestro cuerpo físico es nuestro yo evolutivo, es este yo el que puede lograr la permanencia de nuestra conciencia si realizamos en nuestra vida física el traslado del asiento de nuestra identidad mediante nuestras obras de amor, desde el cuerpo y mente hacia nuestra alma morontial que se llena de la realidad espiritual en la medida que actuamos con sinceridad, amor, devoción y perseverancia en nuestras decisiones que señalan la búsqueda verdadera del encuentro con nuestro DIOS. Este es el único camino para la sobrevivencia de nuestra Personalidad, de nuestra conciencia viviente; no hay otro, ni lo habrá.


Última edición por Celina Maura Nantes el Sáb 24 Ene 2009, 09:44, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
http://estudiandourantia.2forum.biz/forum.htm
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ESCRITO 10 - LA SOBREVIVENCIA DE LA PERSONALIDAD DEL HOMBRE.   

Volver arriba Ir abajo
 
ESCRITO 10 - LA SOBREVIVENCIA DE LA PERSONALIDAD DEL HOMBRE.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» El instante del hombre gris...
» Escrito en los huesos
» Ötzi, el hombre de hielo
» EL HOMBRE GRIS NO SE APROXIMA, ES UN HECHO!!
» Director de Superman compara al “Hombre de Acero” con Jesucristo

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Estudiantes del Libro de Urantia :: Trabajos sobre "El Libro de Urantia" - Trabalhos sobre "O Livro de Urântia" :: Estudios sobre El Libro de Urantia-
Cambiar a:  
Crear foro | © phpBB | Foro gratis de asistencia | Contactar | Denunciar un abuso | foro gratis