Estudiantes del Libro de Urantia
Bienvenido a EstudiandoUrantia! Regístrate para participar del Foro.

Bem-vindo a EstudandoUrantia! Cadastre-se e participe do Fórum.

Welcome to Estudiandourantia! Register to participate.

Estudiantes del Libro de Urantia

Estudiantes del Libro de Urantia, la quinta revelación epocal - Estudantes do Livro de Urântia, a quinta revelação de época.
ÍndiceCalendarioFAQBuscarRegistrarseConectarse
El Discernimiento Espiritual mayo 2010 by FELU Beethoven - Claro de luna by agonzalez The Mission Gabriel s Oboe. by adagio_cantabile Ultimate Secret Garden by hieuluoi Song From Secret Garden by Shohreh

Comparte | 
 

 Escrito 109 - 2a. Parte - Sobre el Ser Supremo - Las Triodidades - Nosotros

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Jeannie Vázquez
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 228
Fecha de inscripción : 19/11/2008
Edad : 57

MensajeTema: Escrito 109 - 2a. Parte - Sobre el Ser Supremo - Las Triodidades - Nosotros   Sáb 18 Oct 2014, 14:21

DE: JAIME DÍAZ PAGE -MÉXICO-
OCTUBRE 2014
CONFERENCIA
ESCRITO  109 - 2a. parte
 
SOBRE EL SER SUPREMO

LAS TRIODIDADES - NOSOTROS


Así como Cristo Miguel -Jesús- es un canal vivo para que ascendamos desde la humanidad hasta la Divinidad; el Ser Supremo funciona como el acceso universal para que nosotros podamos trascender las limitaciones de lo finito, porque él es la Personificación real y la síntesis personal de toda la evolución, el progreso y la espiritualización de todas las criaturas en todos los universos evolutivos. 1281:6.
 
Las experiencias en el Gran Universo de todas las Personalidades que descienden del Paraíso, complementan la suma de las experiencias ascendentes de nosotros, que somos los peregrinos del tiempo y del espacio. 1281:6.
 
En nuestra raza humana se está efectuando parte de la misma obra del logro evolutivo que se desarrrolla a gran escala en el Universo Maestro. La personalidad que Dios Padre nos dio tiene voluntad y se vuelve creativa cuando se vincula al Ajustador del Pensamiento, logrando producir un alma de naturaleza inmortal.  En los universos, las Personalidades Creadoras funcionan en el tiempo y en el espacio, vinculadas al espíritu impersonal de la Trinidad del Paraíso, volviéndose creativas de un nuevo potencial de poder en la realidad de Deidad. 1281: 7.
 
Nuestra evolución espiritual personal, se asemeja al crecimiento del Supremo. Crecemos desde lo material a lo espiritual por medio de la fuerza, poder y persistencia de nuestras propias decisiones y la maravillosa ayuda del Ajustador del Pensamiento, que trabaja desarrollando nuevas técnicas para alcanzar el nivel morontial de nuestra alma desde su nivel espiritual y divino. 1282:1.
 
Lo anterior es en cierta manera semejante al modo en que se expande el Ser Supremo. La soberanía del Supremo crece por dentro y por fuera de los hechos y logros de las Personalidades Creadoras Supremas; esa es la evolución de su majestuoso poder como gobernador del gran universo. La naturaleza de Deidad del Supremo depende de la Trinidad del Paraíso. El Supremo es un Creador evolucionado que se ha derivado de la Trinidad, pero también es autoevolucionado y autoderivado.  Así como Dios el Supremo participa volitiva y creativamente en la actualización de su propia Deidad, nuestra alma morontial es también un socio volitivo y cocreativo  de su propia inmortalización.1282:2.
 
El Padre Universal colabora con el Actor conjunto o Espíritu Infinito, manipulando las energías del Paraíso para asistir al Ser Supremo. El Padre colabora con el Hijo Eterno creando Personalidades Creadoras, cuyos hechos culminarán en la soberanía del Supremo. El Padre colabora con el Hijo y el Espíritu Infinito creando Personalidades de la Trinidad, para que funcionen como Gobernadores del Gran Universo hasta que la actualización del Supremo se complete y asuma la Soberanía del Gran Universo. El Padre Universal coopera con sus coordinados  y no coordinados de Deidad en estas y otras maneras para el avance evolutivo del Supremo; pero también funciona sólo en los asuntos del ministerio de los Ajustadores del Pensamiento y sus entidades asociadas. 1282:3.
 
La Deidad es unidad, es existencial en la Trinidad y es experiencial en el Supremo y en nosotros. La fase experiencial de la Deidad la realizamos mediante la fusión con nuestro Ajustador divino, dentro de nosotros mora un fragmento real de la realidad más elevada y eterna: el Padre que origina a todas las personalidades. 1282:4.
El Ser Supremo evoluciona vinculado a la Trinidad del Paraíso y los éxitos de los Hijos Creadores que han nacido de la Trinidad. Nuestra alma desarrolla su propio destino cuando nos asociamos voluntariamente con nuestro Padre Universal, de acuerdo a las decisiones de nuestra personalidad efectuadas por nuestra  mente humana. Lo que la Trinidad es para Dios El Supremo, el Ajustador del Pensamiento es para nuestra alma en evolución. 1282:5.
 
El Ser Supremo no nos creó, pero fuímos creados de la potencialidad  del Supremo. El Supremo tampoco nos evoluciona, porque el Supremo es la esencia misma de la evolución. En realidad vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser de manera inseparada en el  Supremo. 1283:1.
 
Parece ser que el Ser Supremo es el catalizador  de todo el crecimiento universal y que proveerá el destino final de todos los seres experienciales-evolutivos. El Padre eterno origina el concepto del cosmos finito, y sus Hijos Creadores convierten esta idea en hechos reales en el tiempo y en el espacio, con el consentimiento y cooperación de sus Espíritus Creativos, las Ministras divinas de los universos locales; y el Supremo culmina la totalidad de lo finito conectándolo con lo Absonito. 1283:2.
 
¿Qué significa el término Absonito?  Se nos enseña que es un nivel de la Realidad Universal que se caracteriza por cosas y seres que nunca tuvieron principio y nunca tendrán fin; además estas cosas y seres trascienden el tiempo y el espacio. Los seres absonitos no son creados, sino que simplemente son, existen. Prólogo: 2:13.
 
LA DEIDAD FINITA
 
Dios el Supremo es la Deidad finita que se enfrenta con todos los problemas de lo finito, luchando frente a las vicisitudes del tiempo. Nuestro esfuerzo personal por alcanzar el estado de perfección y la divinidad del ser, la autorrealización, refleja la lucha sin fin del Supremo para que nuestro yo sea real en el universo y no desaparezca, completando así la soberanía experiencial mediante la acción y la sabiduría de nuestra propia personalidad  en el tiempo. 1283:3.
 
El Ser Supremo siempre está luchando por expresarse. Evoluciona en cierta medida por la acción y la sabiduría de cada una de las personalidades que existen en todos los universos creados y habitados. Cuando elegimos la sobrevivencia y hacemos la voluntad del Padre divino,  cocreamos nuestro destino en el universo; y es debido a este hecho, que el Supremo logra una mayor medida de autorrealización de la personalidad y de la soberanía experiencial. 1283:4.
 
 Nuestro “yo” en evolución, es el Hijo del Supremo, puede destruirse si no elegimos  a Dios; si este fuera el caso,  nuestra personalidad unificadora pasaría a formar parte del Supremo, pero nuestro “yo” no persistiría más como una criatura individual, no volvería a aparecer jamás en ningún lugar del universo, en ningún mundo de la creación. 1283:5,6.
 
Cuando luchamos por autoexpresarnos divinamente, el Ser Supremo lucha en nosotros y con nosotros para manifestar a Dios. Cuando progresamos en nuestra autorrealización espiritual y personal, el Ser Supremo va adquiriendo supremacía todopoderosa en los universos del tiempo y del espacio. 1284:2.
 
Es imposible que progresemos en el universo si no realizamos el esfuerzo espiritual correspondiente como se nos ha enseñado. La perfección divina no se logra por 'mera pasividad'. El Supremo progresa mediante el esfuerzo, la determinación, la acción inteligente y el propósito de los Creadores y todas las personalidades.1284:3.
 
Nuestra relación temporal con el Supremo es el cimiento de la moralidad cósmica; la sensibilidad universal al deber y su aceptación; una moralidad basada en la apreciación autoconsciente de la obligación experiencial a la Deidad experiencial. Todas las criaturas finitas somos creadas del potencial vivo de energía, mente y espíritu que existen en el Supremo. De la realidad misma del Supremo, el Ajustador residente con el consentimiento de nuestra voluntad, confecciona el tejido de la naturaleza eterna de un hijo ascendente de Dios. 1284:4.
 
El progreso del Ajustador, espiritualizando y eternizando nuestra personalidad humana, produce directamente un aumento en la soberanía del Supremo. Nuestros logros espirituales producen al mismo tiempo logros en la actualización del Supremo. Sin el Supremo no podemos evolucionar y el Supremo no puede evolucionar sin la evolución de nuestra personalidad. En esto descansa la gran responsabilidad cósmica de las personas autoconscientes; la Deidad del Supremo depende en cierto modo de la elección de nuestra voluntad humana. Nuestro progreso y la evolución del Supremo se muestra a los Ancianos de los Días mediante el mecanismo de la reflexividad universal. 1284:5.
 
Mediante el libre albedrío podemos elegir aceptar o rechazar la ascensión al Paraíso. Si impedimos la evolución de los valores supremos en nuestra experiencia personal, entonces estamos rehusando la ascensión al Paraíso; es hasta este punto que el Ser Supremo se encuentra demorado para alcanzar la expresión de divinidad en el Gran Universo. 1284:7.
 
Bajo nuestra responsabilidad se nos ha entregado 1) la Presencia del Ajustador del Pensamiento y 2) el control y el destino de una fracción infinitesimal del futuro Supremo. Así como nosotros alcanzaremos nuestro  destino divino, el Supremo alcanzará su destino en niveles de Deidad. 1285:1.
 
El Ajustador del Pensamiento, el Don divino de Dios para nosotros es nuestro potencial para alcanzar la vida eterna. En la medida que amamos a Dios y hacemos su voluntad, nos vamos volviendo eternos; porque cuanto más  nos aproximemos a Dios a través del amor, mayor será nuestra realidad espiritual en el universo, de la mano del Supremo. Cuanto más nos alejemos de Dios, más nos acercaremos a la no realidad, a la cesación de la existencia como ya lo  habíamos expresado.1285:3.
Cuando consagramos nuestra voluntad a hacer la Voluntad del Padre eterno, y cuando damos a Dios todo lo que de él tenemos, entonces Dios hace que seamos más de lo que somos. 1285:3.
 
LA SUPERALMA DE LA CREACIÓN
 
El Supremo es la Superalma cósmica de los siete Superuniversos. Su naturaleza de Deidad es un mosaico compuesto por la inmensidad total de la naturaleza de todos los Creadores y las criaturas a través de los universos que están evolucionando. Es una Deidad que se está actualizando, incorporando y abrazando una voluntad creativa con un propósito evolutivo universal. 1285:4.
 
En el futuro eterno, Dios el Supremo será realizado, es decir expresado de una  manera creativa y representado espiritualmente en las mentes y almas espiritualizadas de todos los hombres y mujeres ascendentes; así como Jesús de Nazaret reveló en su vida humana a nuestro Padre Universal. 1286:2.
 
 Nuestro esfuerzo personal y el esfuerzo de otros hermanos nuestros  por alcanzar la perfección divina, representa el esfuerzo sin cesar del Supremo. La consecuencia universal de nuestra experiencia evolutiva y la  de los demás seres del universo, forman la experiencia divina del Supremo. “Cuando los seres evolutivos accionamos, el Ser Supremo reacciona”, y este hecho constituye  la progresión evolutiva del Ser Supremo. 1286: 3,4.
 
Es a través de loscircuitos espirituales del universo” que nuestros valores espirituales surgentes y ganados, son transmitidos mediante Dios Séptuple al Ser Supremo. Se cree que el registro de los  hechos y los valores de nuestra experiencia evolutiva es realizado a través de las personas de los Creadores Supremos, que son los que proveen los circuitos espirituales de El Espíritu de la Verdad y El Espíritu Santo. La acumulación de la experiencia mental de los 7 Espíritus ayudantes de la mente, en su ministerio al nivel físico de las mentes humanas, se registra probablemente en la Mente del Supremo a través de la Ministra Divina del universo local que corresponda. 1286:6; 1287:1.
 
Lo que cada uno de nosotros logre llevar consigo como posesión de su personalidad, es el resultado de la experiencia de haber usado los circuitos de la Mente y del Espíritu del gran universo en nuestra ascensión personal hacia el Paraíso. De esta manera cada uno de nosotros obtiene experiencia espiritual con significados y valores espirituales que forman parte de nuestro carácter eterno personal. El carácter  moral cósmico y divinamente espiritual que hayamos adquirido, es la riqueza espiritual que obtuvimos mediante nuestras propias decisiones personales que fueron iluminadas por nuestra adoración sincera a Dios, glorificadas por el amor inteligente y consumadas en servicio fraternal. 1287:4.
 
 
 
Cuando el Supremo se haya actualizado totalmente, nos compensará debido a nuestra inhabilidad de tener experiencia de contacto limitado únicamente con el universo de universos. Podemos alcanzar al Padre del Paraíso, pero como nuestras mentes evolutivas son finitas, no son capaces de comprender al Padre infinito y Absoluto. Pero como todas las experiencias de todas las criaturas se registran en el Supremo formando parte de él; cuando todas las criaturas alcancemos el nivel final de la existencia finita, y después que el desarrollo universal manifieste al Ser Supremo como una Deidad Real, entonces, además de nuestra experiencia de contacto limitado, tendremos el contacto con la experiencia total. Al agotarse la capacidad del crecimiento cósmico de lo finito, el finito total se embarcará en las fases absonitas para buscar al Padre como Dios Último. 1287:5.
 
LA BÚSQUEDA DEL SUPREMO
 
Si buscamos al Supremo en el Gran Universo, no lo encontramos. El Supremo es el interior y exterior de todas las cosas y todos los seres. Por ahora es irreconocible, está distante, pero cerca. El Supremo Todopoderoso es la forma de lo que no ha sido formado y el patrón de lo que no ha sido creado; él es nuestro hogar y nuestro Padre experiencial. El Supremo nos conoce porque es semejante a la criatura y semejante al Creador. 1287.6.
 
Si en verdad deseamos encontrar a Dios, no podremos evitar que surja en nuestra mente la conciencia del Supremo. Dios es nuestro Padre divino y el Supremo es nuestra Madre divina, que nos alimenta a lo largo de nuestra vida como criaturas del universo. 1288:1.
 
Lo que Cristo-Miguel es para Nebadon, el Supremo es para el cosmos finito. A través de su Deidad fluye el amor del Padre a toda la creación. Es la avenida por la cual las criaturas finitas entramos al interior para buscar al Padre que es amor. Los Ajustadores son como el Padre y se relacionan con el Supremo, pero cuando experimentan las operaciones del tiempo en los universos del espacio, se vuelven como el Supremo. 1288:2.
 
El acto de las criaturas volitivas de elegir “hacer la voluntad del Padre”, es un valor cósmico y tiene un significado universal que desencadena una reacción por parte de una fuerza ubicua de coordinación, no revelada; es probablemente el funcionamiento de la acción del Ser Supremo que se encuentra en constante acrecentamiento. 1288:3.
 
Nuestra alma es el hijo de la acción del Ajustador y el Padre Universal, y es el niño de la reacción cósmica de la Madre Universal, el Ser Supremo. La influencia maternal sobre el alma en evolución domina en el universo local; pero la influencia de los padres de  Deidad se torna más pareja despues de la fusión con el Ajustador y durante el avance en el superuniverso. Cuando nuestra alma inicia el recorrido del universo central de Havona, la influencia Paternal se manifiesta cada vez más, y alcanza el máximo de manifestación cuando nuestra alma reconoce al Padre Universal y es admitida en el cuerpo de la finalidad o de los finalistas. 1288:4.
 
La experiencia de nuestra vida humana es el capullo cósmico donde las dotes universales del Supremo y la presencia del Padre Universal, evolucionan nuestra alma morontial del tiempo y el finalista de carácter humano-divino de destino universal para el servicio eterno. 1289:1.
 
Dios, es la experiencia más grande que podemos tener en nuestra existencia humana. Porque esta experiencia amplía nuestra capacidad para comprender a Dios. Al buscar a Dios buscamos todo; al encontrar a Dios encontramos todo. La búsqueda incansable de Dios es el don del amor, acompañado del descubrimiento sorprendente de un  amor nuevo  y más grande para ser donado por nosotros. 1289:2.
 
Todo el amor verdadero es de Dios y viene de Dios. El amor es dinámico, está vivo, es libre, es apasionante y siempre está  en movimiento. No podemos aprisionar el amor de Dios en nuestro corazón. El amor de Dios puede ser una realidad en nosotros únicamente cuando lo donamos a nuestros semejantes. El gran circuito del amor viene del Padre a  los hijos, de los hijos a los hermanos y de estos al Supremo. El amor del Padre aparece en nosotros gracias a nuestro Ajustador del Pensamiento. Este amor divino es revelado por nosotros a nuestros hermanos en el universo; y este afecto fraternal es la esencia del amor del Supremo. 1289:3.
 
“Sólo podemos acercarnos al Supremo a través de la experiencia espiritual”. 1289:4.
 
Por ahora no podemos encontrar a la Deidad finita, al Supremo, debido a la condición incompleta del universo y la de todas las criaturas del pasado, del presente y del futuro. Toda persona que haya logrado la semejanza con Dios puede encontrar a Dios el Padre, pero el Supremo sólo será descubierto en aquel momento distante en que se realize el “logro de la perfección” en el que todas las criaturas lo encontrarán simultáneamente. 1290: 2.
 
A pesar de que ahora no podemos encontrar al Supremo en esta edad universal así como podemos encontrar a nuestro Padre; el ascenso al Paraíso y la siguiente carrera universal crearán de manera gradual en nuestra conciencia el reconocimiento de la presencia universal y la acción cósmica del Dios de toda experiencia, el Ser Supremo. 1290:3.
 
 “Los frutos del espíritu son la substancia del Supremo”. Mediante la producción de estos frutos espirituales podemos realizarlo y hacerlo crecer.  Los frutos del espíritu son:  El servicio amoroso, el altruismo, la lealtad, la equidad, la honradez, la paciencia, la compasión, la esperanza, la confianza, la misericordia, la bondad, la tolerancia y la paz perdurable.1290: 3; 2054:3.
 
 
 
Nosotros logramos al Supremo mediante la “fusión eterna con nuestro espíritu Ajustador del Pensamiento” que es el don divino del Padre infinito para nosotros. En el futuro, este don divino nos revelará la divinidad y la naturaleza de Dios el Supremo. 1290:4.
 
El Supremo no es infinito, pero probablemente abarca toda la infinidad que jamás podamos comprender. 1290:5.
 
Podemos encontrar al Padre en el Paraíso porque es real y existencial, pero no podremos encontrar al Supremo hasta que todas las personalidades que ascienden, alcancen la máxima madurez universal que los califique simultaneamente para participar en ese maravilloso descubrimiento. 1290:7.
 
Nuestro Padre divino no tiene favoritos, trata a cada uno de sus hijos ascendentes como individuos cósmicos. El Supremo tampoco tiene favoritos, trata a cada uno de sus hijos experienciales como un todo cósmico. 1290:8.
 
Podemos descubrir al Padre divino  en nuestro corazón, y al Supremo en el corazón de todos los hombres; y cuando todos los hombres revelen de manera perfecta el amor  del Supremo, entonces el Supremo se volverá una Realidad Universal para todos los hombres, lo que  equivale a decir que todos los universos estarán establecidos en luz y vida. 1290:9.
 
Cuando todas las personalidades del Gran Universo logremos la autorrealización espiritual perfecta, y se manifieste el perfecto equilibrio de todos los universos, el logro del Supremo será una Realidad, porque todo  lo finito estará libre de las limitaciones de la existencia incompleta; entonces, la Actualización Evolutiva y Completa del Ser Supremo será una realidad, se habrá hecho Real. 1291:1.
 
Los seres humanos no encontramos al Supremo de una manera repentina o espectacular, sino que lo encontramos lenta y pacientemente así como un río va desvastando silenciosamente la tierra que se encuentra debajo de él. 1291:2.
 
Cuando encontremos al Padre divino, encontraremos a la “gran causa” de nuestra ascensión en los universos; y cuando encontremos al Supremo, descubriremos el “gran resultado” de nuestra carrera de ascensión y progresión espiritual hasta el Paraíso. 1291:3.
 
Jamás, ningún hombre que conoce a Dios, estará solo en su viaje de ascensión al Paraíso, porque sabe que el Padre divino camina a su lado en cada paso del camino, “mientras que el camino que él recorre es la presencia del Supremo”. 1291:4.
 
El Supremo no es completamente real para  las criaturas del universo, pero hay muchas razones para deducir que es muy real para la Deidad Séptuple, que se extiende desde el Padre Universal en el Paraíso hasta los Hijos Creadores y los Espíritus Creativos de los universos locales. 1291:9.
SOBRE EL FUTURO DEL SUPREMO
 
La realización completa de todos los potenciales finitos es equivalente a la realización completa de toda la experiencia evolutiva, esto implica el surgimiento final del Ser Supremo como una presencia de Deidad Todopoderosa en los universos. Los reveladores creen que el Supremo en esta etapa de desarrollo será discretamente personalizado como lo está el Hijo Eterno, completamente energizado como lo está el Paraíso y completamente unificado como lo está el Actor Conjunto (Espíritu Infinito), y todo esto dentro de las limitaciones de las posibilidades finitas de la Supremacía a la culminación de la presente era universal. 1291:5.
 
Cuando los superuniversos se perfeccionen, la persona espiritual del Supremo y el poder alcanzado por el Todopoderoso en el gran universo, habrán logrado un desarrollo coordinado. Unificados ambos en y por la Mente Suprema, se actualizarán como El Ser Supremo, como una realidad completa que será observada por todas las criaturas del gran universo. 1292:8.
 
Este hecho implica la soberanía real y efectiva del Supremo en el gran universo. Es totalmente probable que las tres Deidades del Paraíso (la Trinidad), que son los administradores actuales del Supremo, sigan siendo sus viceregentes. Se cree que gradualmente desaparecerán los limites actuales entre los siete superuniversos, y que el gran universo entero funcionará como un todo perfeccionado. 1292:9.
 
Se conjetura  que el Supremo residirá en Uversa, la capital del superuniverso de Orvonton, administrando desde ahí las creaciones del tiempo. Sin embargo, en algún lugar específico se podrá contactar indudablemente a la personalidad del Ser Supremo. Por ahora no se sabe como será en aquella época la relación entre los ciudadanos del superuniverso y el Ser Supremo; pero se cree que podría ser semejante a la relación actual que existe entre los nativos de Havona y la Trinidad del Paraíso. 1292: 10.
 
SOBRE NOSOTROS Y EL SER SUPREMO
 
 En nuestra experiencia espiritual ascendente, el Ser Supremo tiene una función triple: a) unifica a la divinidad espacio-temporal que es Dios Séptuple, b)  es el máximo de Deidad que podemos comprender, c)  es el único camino que tenemos para relacionarnos con la mente absonita, el Espíritu eterno y la Personalidad del Paraíso. Mediante el camino de Dios Séptuple y nuestro Ajustador del Pensamiento podemos encontrar al Padre Universal en el Paraíso, conocer al Ser Supremo y revelarlo a las criaturas  de los universos futuros del espacio exterior.   643:4.
 
Las personalidades que ascienden hacia el Paraíso, que nacen en los universos locales, que son alimentadas espiritualmente en los superuniversos, y que son capacitadas en el universo central y divino, tienen por sus experiencias personales el pleno potencial de la comprensión de la divinidad espacio-temporal de Dios Séptuple unificada por el Ser Supremo. 643:5.
Debemos tener en cuenta que todo lo que el Padre Universal y sus Hijos del Paraíso hacen por todos nosotros, nosotros a la vez y en espíritu, tenemos la oportunidad de hacer por y dentro del Ser Supremo que está surgiendo. La experiencia de amar, gozar y servir en el universo es mutua. Podemos donar  todo lo que recibimos de Dios a nuestros semejantes y al Ser Supremo que evoluciona. 644:1.
 
Con el tiempo y nuestro crecimiento espiritual, comenzaremos a revelar personalmente al Supremo a nuestros semejantes; y a medida que ascendamos hacia el Paraíso aumentaremos la revelación del Ser Supremo. En la eternidad, como finalistas de la séptima etapa es posible que se nos permita hacer revelaciones mayores de este Dios de las criaturas evolutivas, en los niveles supremos y  últimos. 644:2.
 
 
Muy amados hermanos y hermanas,  les agradezco profundamente el tiempo y la atención que han prestado a la lectura de esta presentación. Reciban todos ustedes un cálido abrazo fraternal de su hermano Jaime. Gracias.
 
 
 

FUENTE: EL LIBRO DE URANTIA      www.urantia.org/es
Volver arriba Ir abajo
http://estudiandourantia.2forum.biz
 
Escrito 109 - 2a. Parte - Sobre el Ser Supremo - Las Triodidades - Nosotros
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Que dice la Biblia de la Salvacion??
» Escrito en los huesos
» En que parte de La Biblia dice que es pecado celebrar la Navidad????
» Estudio sobre el libro de Romanos 1era. Parte
» TABACO, Interpretación. Parte 1

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Estudiantes del Libro de Urantia :: Trabajos sobre "El Libro de Urantia" - Trabalhos sobre "O Livro de Urântia" :: Estudios sobre El Libro de Urantia-
Cambiar a:  
Crear foros gratis | © phpBB | Foro gratis de asistencia | Contactar | Denunciar un abuso | foro gratis