Estudiantes del Libro de Urantia
Bienvenido a EstudiandoUrantia! Regístrate para participar del Foro.

Bem-vindo a EstudandoUrantia! Cadastre-se e participe do Fórum.

Welcome to Estudiandourantia! Register to participate.

Estudiantes del Libro de Urantia

Estudiantes del Libro de Urantia, la quinta revelación epocal - Estudantes do Livro de Urântia, a quinta revelação de época.
ÍndiceCalendarioFAQBuscarRegistrarseConectarse
El Discernimiento Espiritual mayo 2010 by FELU Beethoven - Claro de luna by agonzalez The Mission Gabriel s Oboe. by adagio_cantabile Ultimate Secret Garden by hieuluoi Song From Secret Garden by Shohreh

Comparte | 
 

 Sobre la Aflicción Humana - Escrito 54

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Micheluz
Admin


Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 21/11/2008

MensajeTema: Sobre la Aflicción Humana - Escrito 54   Miér 05 Ago 2009, 13:12

DE: JAIME DIAZ PAGE -MÉXICO-
JULIO 2009
ESCRITO 54


SOBRE LA AFLICCIÓN HUMANA

VERDADES RELACIONADAS

"La fraternidad es un hecho de relación entre todas las personalidades de la existencia universal". Ningún ser humano puede escapar a la sanción o beneficio que resulta de su relación con otras personas. El correcto e incorrecto esfuerzo de cada ser humano afecta de manera positiva o negativa a las demás personas, beneficiándolas o aumentando sus tribulaciones. Según avanza la parte, así avanza el Todo. Según sea el progreso de la totalidad de las personas, así será el progreso de cada una de ellas. Las velocidades relativas de la parte y el Todo determinan si la parte se atrasa por la inercia (resistencia o reposo) del Todo o avanza por el impulso de la fraternidad cósmica. El progreso requiere el desarrollo de nuestra individualidad. 138:6; 557:15.

A) En toda acción correcta o incorrecta recibimos la recompensa 1447:2.

B) Aprendemos la sabiduría al experimentar las tribulaciones. 556:14.

C) El pecado retrasa mucho el desarrollo intelectual, el crecimiento moral, el progreso social y el logro espiritual de las masas. 761:5.

Los creyentes, no podremos alcanzar la iluminación de la sabiduría inmortal, si persistimos en ser perezosos, indolentes, débiles, negligentes, desvergonzados y egoístas. Sin embargo, si somos esforzados, diligentes, prudentes, reflexivos, fervientes y determinados -aún viviendo en la tierra-podremos alcanzar la iluminación suprema de la paz y la libertad de la sabiduría divina. El mal siempre acaba en la aflicción y el pecado en dolor. El gozo, la alegría y la felicidad, son el resultado del buen vivir, de la correcta acción. Lo que hacemos a otros nos será devuelto en el juicio de la sabiduría, cosechando lo sembrado. 1447:2.

Si nos visita el sufrimiento por causa de nuestras acciones incorrectas, meditemos, elevémonos a un plano superior de comprensión moral y de discernimiento espiritual, obteniendo de esta manera la visión de Dios que produce en nuestra alma la paz que sobrepasa toda comprensión humana. 1663:1.

Nuestro amado Padre creador, Jesús de Nazaret, desea que tomemos conciencia de que la esperanza de tener una nación mejor o un mundo mejor está vinculada al progreso y a la iluminación de cada uno de nosotros; que la misión del Evangelio del Reino estriba en ayudarnos a resolver nuestros problemas espirituales, para que vivificando nuestra mente, nos encontremos mejor preparados e inspirados para intentar resolver nuestros problemas materiales. 1630:4; 1662:1.

Jesús dice que Dios el Padre no nos aflige voluntaria y deliberadamente; que Dios no nos envía la aflicción como castigo arbitrario por haber obrado mal. 1661:5.
1.- "El mal es la transgresión involuntaria de la ley divina"
2.- "El pecado es la transgresión consciente y deliberada de la ley divina"
3.- "La iniquidad es la transgresión voluntaria, determinada y persistente de la ley divina" 1660: 2,3, 4.

Nos enseña Jesús que:
A) las imperfecciones y obstáculos del mal son inherentes; los castigos del pecado son inevitables; las consecuencias destructivas de la iniquidad son inexorables. La aflicción está en potencia en el mal, pero gran parte de la aflicción ha sido producida por el pecado y la iniquidad. El hombre atrae sobre si aflicciones innecesarias al resistirse a caminar en los mejores senderos de la voluntad divina. 1661:5.

B) El hombre sufre en primer lugar por los accidentes del tiempo y las imperfecciones de la desdicha de una existencia física desprovista de madurez. En segundo lugar, sufre las consecuencias inexorables del pecado -la transgresión de las leyes de la vida y de la luz. En tercer lugar, el hombre recoge la cosecha de su propia persistencia inicua en la rebelión contra la justa soberanía del cielo sobre la tierra. Las miserias del hombre no son un azote personal del juicio divino. 1664:3.

Jesús nos dice que existen tres tipos de acontecimientos normales que se pueden producir en nuestras vidas: 1.- Participar en acontecimientos normales que forman parte de la vida que vivimos con nuestro prójimo en la tierra. 2.- Ser víctimas por casualidad de accidentes de la naturaleza, de una de las desgracias humanas, sabiendo que estos acontecimientos no están preparados de antemano, ni son producidos por las fuerzas espirituales del planeta. 3.- Recoger la cosecha de los esfuerzos personales directos por acatar las leyes naturales que gobiernan el mundo. 1830: 6, 7,8.

Nos enseña Jesús que los estados físicos de la enfermedad y la salud, son resultado de las causas materiales; que la salud no es la sonrisa del cielo, ni la aflicción es el enojo de Dios; que las posesiones materiales y la prosperidad temporal no indican el favor de Dios. 1831:1; 1662: 4.

Jesús nos enseña que no debemos acusar a Dios por las calamidades que son el resultado natural de la vida que hemos escogido vivir. Que no debemos quejarnos de las experiencias que forman parte de la vida, tal como esta se vive en este mundo. Que es voluntad del Padre que trabajemos con firmeza y voluntad para mejorar nuestra condición en la tierra. Que la aplicación inteligente debería capacitarnos para superar una gran parte de nuestra miseria terrestre. 1661:5.

"Hay corrección en nuestro sufrimiento" "La aflicción nos conduce a cumplir la ley divina" "El Padre divino no nos aflige a propósito." 1662:2, 1661:5.

FUENTE: El Libro de Urantia.


NOTA: Este trabajo usa citas procedentes de El libro de Urantia, © 1993 que es la traducción al español de The Urantia Book, © 1955 Urantia Foundation, 533 Diversey Parkway, Chicago, Illinois 60614, EE.UU; +1 (773) 525-3319; http://www.urantia.org/spanish ; todos los derechos reservados. Los puntos de vista expresados en este trabajo son del autor y no representan necesariamente los puntos de vista de la Fundación Urantia o de sus filiales.
Volver arriba Ir abajo
 
Sobre la Aflicción Humana - Escrito 54
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Marte el planeta rojo
» La radiación solar y sus efectos sobre la salud humana.
» Cuestionamiento sobre la naturaleza del bien y el mal .
» Escrito en los huesos
» Cuarenta Versos sobre la Realidad

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Estudiantes del Libro de Urantia :: Trabajos sobre "El Libro de Urantia" - Trabalhos sobre "O Livro de Urântia" :: Estudios sobre El Libro de Urantia-
Cambiar a:  
Crear foro | © phpBB | Foro gratis de asistencia | Contactar | Denunciar un abuso | foro gratis