Estudiantes del Libro de Urantia
Bienvenido a EstudiandoUrantia! Regístrate para participar del Foro.

Bem-vindo a EstudandoUrantia! Cadastre-se e participe do Fórum.

Welcome to Estudiandourantia! Register to participate.

Estudiantes del Libro de Urantia

Estudiantes del Libro de Urantia, la quinta revelación epocal - Estudantes do Livro de Urântia, a quinta revelação de época.
ÍndiceCalendarioFAQBuscarRegistrarseConectarse
El Discernimiento Espiritual mayo 2010 by FELU Beethoven - Claro de luna by agonzalez The Mission Gabriel s Oboe. by adagio_cantabile Ultimate Secret Garden by hieuluoi Song From Secret Garden by Shohreh

Comparte | 
 

 ESCRITO 41 - SOBREVIVENCIA Y RELIGIÓN.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 

Evalúe este Escrito.
Excelente
0%
 0% [ 0 ]
Muy Bueno
0%
 0% [ 0 ]
Bueno
0%
 0% [ 0 ]
Regular
0%
 0% [ 0 ]
Malo
0%
 0% [ 0 ]
Pésimo
0%
 0% [ 0 ]
Votos Totales : 0
 

AutorMensaje
Celina Maura Nantes
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 633
Fecha de inscripción : 19/11/2008
Edad : 46
Localización : Asunción - Paraguay.

MensajeTema: Re: ESCRITO 41 - SOBREVIVENCIA Y RELIGIÓN.   Sáb 24 Ene 2009, 12:16

El reposo de la adoración o comunión espiritual, alivia nuestras tensiones, elimina nuestros conflictos, y aumenta poderosamente los recursos de nuestra personalidad para crear un carácter fuerte y vigoroso. Desde el punto de vista humano, se trata de combinar la meditación y la relajación; la meditación pone en contacto nuestra mente con nuestro espíritu. La relajación que logremos alcanzar determinará la capacidad para la receptividad de lo espiritual. La repetición frecuente de estas experiencias, producen hábitos de adoración que nos dan fuerzas; estos hábitos se traducen en un fuerte carácter espiritual que será reconocido por nuestros semejantes como: una personalidad madura. Toda esta filosofía, más el Evangelio del Reino de Jesús, constituyen la Nueva Religión, la religión de la experiencia personal espiritual.

“La actitud más sana de la Meditación Espiritual se encuentra en la adoración reflexiva y en la oración de acción de gracias”1100:1.

Los reveladores, conociendo nuestra naturaleza humana imperfecta, afirman que nosotros nos creemos “demasiado ocupados” como para “encontrar tiempo” para la meditación espiritual y la devoción religiosa. 2077:3 Pienso que somos capaces e inteligentes para sustituir alguna o algunas actividades banales, que no aportan un beneficio real a nuestra conciencia, por otra que puede traernos un beneficio eterno; todo es cuestión de demostrar realmente nuestro amor a Dios Padre, de querer, de decidirnos, de romper la inercia y cambiar todo para mejor.

Por otro lado, aquellos hermanos nuestros que deseen convertirse en guías, consejeros o instructores espirituales, y quieran ayudar a conducir a los hombres hacia el reino de Dios, no podrán hacerlo mediante “una enseñanza meramente intelectual”. Jesús nos dice que la experiencia personal de la fe viviente libera las actividades superhumanas (espirituales) de nuestra chispa divina, entre ellas el poder espiritual que es el resultado de llegar a “conocer a Dios”; es decir, se debe poseer la fe viviente que provee el poder espiritual para realizar obra espiritual; sin poder espiritual no se puede realizar obra espiritual. Es mediante la meditación espiritual, la comunión con Dios, como crece en nosotros la fe viviente, y el poder espiritual de Dios se manifiesta en nosotros realmente. Jesús nos dice que el hombre nunca podrá conocer las verdades divinas sin el ejercicio de la fe viviente. Solo la verdadera religión de la experiencia personal hará todo esto posible para los creyentes y para nuestros hermanos que se interesen en guiar positiva y eficazmente a los hombres que están en busca de la verdad divina.

También se nos enseña que si deseamos guiar a otros hacia el reino de Dios, entonces debemos nosotros mismos caminar en la luz clara de la verdad viviente.

Los reveladores nos hacen saber que no debemos considerar la verdadera religión como un sistema de creencias filosóficas sometidas al razonamiento humano. Que la verdadera religión es la experiencia de la divinidad en nuestra conciencia moral, la experiencia con las realidades eternas de Dios en nuestra vida humana, la realización de las satisfacciones espirituales en nuestra vida.

Nos enseñan que la religión no es, ni puede ser nunca, un asunto de mera creencia intelectual o razonamiento filosófico, que la religión comprende el pensar, el sentir, el actuar con reverencia hacia una realidad (Dios-Ajustador) que consideramos digna de adoración universal. 1780:4.

La verdadera religión nos lleva desde la creencia intelectual a la experiencia real de la fe viviente que es capaz de alcanzar la realidad de Dios y todo lo relacionado con el espíritu divino de nuestro Padre. Conocemos a Dios mediante la experiencia religiosa espiritual y no por el razonamiento humano.

La religión no es una técnica para llegar a una paz mental estática y dichosa; es un impulso para organizar nuestra alma para el servicio dinámico espiritual, alineando la totalidad de nuestro “yo” al servicio del Dios amante y para servir a la humanidad. La verdadera religión es nuestro pasaporte para alcanzar la vida eterna.

Tampoco es la religión un mero sentimiento pasivo de “dependencia absoluta” y “seguridad de sobrevivencia”, es una experiencia viviente, real, y dinámica de logro de la divinidad, y que sirve a la humanidad.

El propósito de la religión no es satisfacer la curiosidad sobre Dios, sino permitirnos la certeza intelectual y la seguridad filosófica para estabilizar y enriquecer nuestra vida humana, combinando lo mortal con lo divino, lo parcial con lo completo, el hombre y Dios. Jesús desea que vayamos más allá de saber del hecho de Dios y que seamos capaces cada vez más de sentir a Dios en nosotros mismos, este es el punto.

La fe viviente es un atributo vivo de la experiencia religiosa personal genuina. 1114:5

Jesús nos dice que cuando por medio de la fe viviente nos volvemos divinamente conscientes de Dios, entonces nacemos del espíritu como hijos de la luz y de la vida y que ascenderemos los universos hasta alcanzar al Padre Universal en el Paraíso.

También nos dice Jesús, que nuestra sobrevivencia depende de que previamente hayamos nacido del espíritu de la verdad, buscando y finalmente encontrando a Dios. Que el alimento espiritual sólo se concede a aquellos seres que tienen hambre por la verdad y sed de rectitud de Dios. Jesús nos enseña que si somos creyentes declarados del evangelio del reino y no producimos los frutos del espíritu divino, entonces estamos muertos, que el espíritu de la verdad no mora en nosotros, que somos unas ramas inútiles de la vid viviente. Que el Padre Universal pide a sus hijos de fe que produzcan muchos frutos del espíritu, porque el Padre exige que crezcamos por la gracia (dones recibidos en la comunión de adoración) hasta la plena estatura de un adulto espiritual. En la aparición en Sicar, Jesús volvió a decir que la salvación es el don de Dios para todos los que creen que son sus hijos; pero que no nos engañemos, que aunque la salvación es el don gratuito de Dios y se concede a todos los que la aceptan por la fe, a ello le sigue la experiencia de producir los frutos de la vida espiritual tal como ésta se vive en la carne. 2054:3; 2053:4.

Jesús nos enseña: “Y los frutos del espíritu divino, producidos en la vida de los mortales nacidos del espíritu y que conocen a Dios, son: servicio amoroso, consagración desinteresada, lealtad valiente, equidad sincera, honradez iluminada, esperanza imperecedera, confianza fiel, ministerio misericordioso, bondad inagotable, tolerancia indulgente y paz duradera.” 2054:3.

Amados amigos, el estudio de la Revelación divina descubre para nosotros mandatos y deberes espirituales a cumplir como creyentes e hijos de Dios. El conocimiento de la verdad nos hace responsables ante el Señor. En verdad somos tiernamente amados y divinamente guiados por Dios Padre. Su hermano Jaime.






NOTA: Este trabajo usa citas procedentes de El libro de Urantia, © 1993 que es la traducción al español de The Urantia Book, © 1955 Urantia Foundation, 533 Diversey Parkway, Chicago, Illinois 60614, EE.UU; +1 (773) 525-3319; http://www.urantia.org/spanish ; todos los derechos reservados. Los puntos de vista expresados en este trabajo son del autor y no representan necesariamente los puntos de vista de la Fundación Urantia o de sus filiales.
Volver arriba Ir abajo
http://estudiandourantia.2forum.biz/forum.htm
Celina Maura Nantes
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 633
Fecha de inscripción : 19/11/2008
Edad : 46
Localización : Asunción - Paraguay.

MensajeTema: ESCRITO 41 - SOBREVIVENCIA Y RELIGIÓN.   Sáb 24 Ene 2009, 12:13

DE: JAIME DÍAZ PAGE (MÉXICO)
OCTUBRE 2006

ESCRITO 41


SOBREVIVENCIA Y RELIGIÓN
Amados compañeros estudiantes sinceros del Libro de Urantia, los saludo cordialmente. Este escrito tiene el propósito incondicional de que mantengamos nuestra atención sobre el proceso de la Sobrevivenciade nuestraalma y la Religión de la experiencia personal que la hace realidad, independientemente de la lectura y el estudio de la Revelación divina.

La revelación nos enseña que esta experiencia de vida personal, es única, que no tendremos otra oportunidad futura en este planeta para expresar nuestra elección de sobrevivencia espiritual. Jesús nos enseñó hace 2000 años y nuevamente ahora, por medio de la Revelación ampliada de la verdad, que como hijos de Dios, si creemos en sus palabras, si las hacemos nuestras, haciendo la voluntad de Dios en nuestra existencia, podremos lograr la sobrevivencia de nuestra conciencia, conservándola después de nuestra muerte física y por toda eternidad. En realidad esta es la tarea más importante que tenemos que realizar en esta vida única, aparte de nuestras obligaciones cotidianas. Con alegría y esperanza deberíamos tomar conciencia real de este gran desafío, luchando por medio de la fe viviente, de la cual nos habla Jesús, para alcanzar el triunfo espiritual, finalizando nuestra vida en la tierra con las manos llenas de frutos espirituales que complacen al Señor, trayendo gozo y tranquilidad a nuestra personalidad sobreviviente.

El estudio de la revelación nos ha enseñado que no existe la sobrevivencia automática, sino que debemos luchar por ella en calidad de seres mortales. Se nos ha revelado que tenemos capacidad y habilidad para sobrevivir. Nuestra decisión de elegir o no la sobrevivencia, indicará nuestro destino final y eterno. Estas verdades son tan importantes que no debemos permitir que las vicisitudes de la vida material y tecnológica las sepulten, cayendo en la auto-confianza y la pasividad o conformismo espiritual.

Recordemos que las lecturas espirituales sobre la verdadera religión no espiritualizan nuestra alma, solo nos indican e instruyen sobre el camino a seguir; que la espiritualización del alma se alcanza mediante la comunión con Dios (esto es religión) en los altos niveles de las realidades eternas que moran en nosotros, recibiendo en nuestra alma los valores supremos de la verdad, la belleza y la bondad que son valores de realización de la conciencia de Dios. Entonces, debemos realizar un trabajo interior, iluminando nuestra conciencia con la ayuda sabia de nuestro Ajustador del Pensamiento, sabiendo que exteriormente esto nos conducirá a realizar un servicio amoroso y altruista a nuestros hermanos humanos.

Jesús nos enseña que la salvación o pérdida de nuestra alma depende de que nuestra conciencia moral haya establecido o no una alianza eterna con nuestro espíritu Ajustador del Pensamiento. La religión de la experiencia personal es el medio que nos conduce al reino de Dios por toda eternidad. La religión es la técnica para la sobrevivencia.

Puesto que Dios Padre no nos creó inmortales, sino como criaturas mortales, nuestra identidad mortal es transitoria en este espacio-tiempo; pero nuestra identidad puede volverse real y permanente si así lo deseamos, haciendo uso del libre albedrío de nuestra Personalidad, volviéndonos un fenómeno continuado en el universo. Nosotros determinamos nuestro destino, nadie puede hacerlo por nosotros. Tenemos identidad sólo en sentido material y temporal. En este momento el asiento temporal de nuestro “yo”, está anclado en nuestro sistema material intelectual, en nuestra mente humana. Dios nos ha bendecido con el don de la personalidad, que nos confiere auto-conciencia y libre albedrío, y es gracias a este divino don que podemos, si nosotros lo queremos, transferir el asiento temporal de nuestro “yo” desde el sistema pasajero de la mente hasta el sistema más elevado del alma morontial, el sistema que es más duradero. Este sistema del alma morontial ha sido creado por nuestra misma mente y la acción de nuestro Ajustador del Pensamiento, como el nuevo vehículo potencial para la sobrevivencia de nuestra alma-personalidad.

Dios Padre nos ama infinitamente, él desea que estemos con él por siempre y para siempre, realizando nosotros la carrera por la perfección divina, alcanzando la condición de espíritus inmortales, encontrando a Dios Padre en el Paraíso que es su morada eterna. Él nos ha equipado, por así decirlo, con todo lo necesario para que logremos la etapa de la sobrevivencia y nuestra meta final que es el Paraíso.

Si en verdad deseamos sobrevivir a la muerte física de nuestro cuerpo y alcanzar la vida eterna, entonces tenemos que dirigir nuestra mirada hacia Jesús de Nazaret y los Reveladores celestiales que nos brindan la enseñanza, los detalles y los pormenores espirituales para la consecución de la sobrevivencia por medio de la verdadera religión, la religión de la experiencia religiosa personal.

La vida personal de Jesús y sus enseñanzas dejaron para nosotros el nuevo camino viviente que debiéramos recorrer mediante la religión de la experiencia viviente y personal, sabiendo que el involucrarnos con la religión del amor del Padre significará para nosotros esfuerzo, lucha, conflicto, fe, determinación, amor, lealtad y progreso; habrá que embarcarnos en el buque de la fe para adentrarnos, como dice Jesús, en los altos mares de la verdad inexplorada, buscando las orillas más distantes de las realidades espirituales, que pueden ser descubiertas por nuestra mente humana y experimentadas realmente por nuestra alma en evolución.

El modelo de los valores espirituales verdaderos debemos buscarlos en el mundo espiritual, en los niveles divinos de la realidad eterna (el Ajustador) que en nosotros mora. Porque sólo en los más altos niveles de nuestra mente superconsciente, a medida que ella (la mente) incide en el mundo espiritual de nuestra experiencia humana, encontraremos los divinos valores que impregnarán nuestra alma con las verdades divinas del Padre celestial.

La verdadera religión, la de la alianza divina consciente con nuestro espíritu, nos llevará a experimentar a Dios en nuestra propia conciencia, a sentir a Dios en nuestra propia alma, experimentando las realidades divinas y eternas en nosotros mismos. No estamos hablando de sugestiones o imaginaciones humanas, estamos hablando de eventos reales, de experiencias verdaderas que son registradas en nuestra alma, al establecer el contacto divino de fe con nuestro Dios interior. Probemos y veremos que es así.

Estas experiencias se hacen disponibles para nosotros mediante el mecanismo ordenado y natural de nuestra mente humana, pues la mente, correcta y sabiamente dirigida, alcanza los niveles experienciales divinos, los niveles espirituales donde nuestra conciencia conoce a Dios. Nuestro espíritu, el Ajustador del Pensamiento, hace contacto con nuestra mente humana sólo en el dominio de los pensamientos más elevados y más espiritualizados. Se nos enseña que: “Son vuestros pensamientos los que os conducen a Dios”. 1104:6.

Jesús enseñó a Rodán que la práctica de la adoración a Dios brinda un reposo que renueva la mente, que ilumina e inspira el alma, que aporta el valor para enfrentarse a los problemas humanos, que provee la comprensión que elimina los temores debilitantes, y la conciencia de la unión con la divinidad, que da la seguridad para atreverse a ser como Dios. Dios Padre nos dice “Sed vosotros perfectos, así como Yo Soy perfecto”.
Volver arriba Ir abajo
http://estudiandourantia.2forum.biz/forum.htm
 
ESCRITO 41 - SOBREVIVENCIA Y RELIGIÓN.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Los profesores de religión se libran del aumento de horario lectivo
» Escrito en los huesos
» Egipto, el surgimiento de la religión
» La religión egipcia según José Ramón Melida
» LO QUE NO ESTA ESCRITO

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Estudiantes del Libro de Urantia :: Trabajos sobre "El Libro de Urantia" - Trabalhos sobre "O Livro de Urântia" :: Estudios sobre El Libro de Urantia-
Cambiar a:  
Crear foro con ForoActivo | © phpBB | Foro gratis de asistencia | Contactar | Denunciar un abuso | foro gratis